Martes 25 de septiembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Economía >> Energía e hidrocarburos
Actualizado el 2004-06-11 a horas: 13:01:12

La nacionalización del gas es una necesidad para el pueblo boliviano

Cartilla Popular Informativa: "El gas es nuestro, ¡nacionalización ya!" La nacionalización del gas es una necesidad para el pueblo boliviano Bolivia realiza una primera nacionalización el año 1937 a la Standard Oil porque incumplió la ley al defraudar impuestos por la exportación de petróleo a la Argentina. La segunda nacionalización se realizo a la Bolivian Gulf Oil Company en 1969. El 17 de Octubre de 2003 con la Guerra del Gas se da inicio a la tercera nacionalización de nuestros hidrocarburos y con las causales similares que motivaron las dos anteriores.

  • Artículos relacionados

Artículos que le pueden interesar

Cartilla Popular Informativa: "El gas es nuestro, ¡nacionalización ya!"

La nacionalización del gas es una necesidad para el pueblo boliviano

Oscar Gonzales

Bolivia realiza una primera nacionalización el año 1937 a la Standard Oil (Enron) porque incumplió la ley al defraudar impuestos por la exportación de petróleo a la Argentina en 1925-1926 a través de un oleoducto clandestino y por no pagar las patentes que correspondían a dos semestres vencidos. La segunda nacionalización se realizo a la Bolivian Gulf Oil Company el 17 de Octubre de 1969 liderado por los ideólogos Marcelo Quiroga Santa Cruz y Sergio Almaraz en el gobierno del Gral. Alfredo Ovando Candia para asegurar la soberanía de la nación sobre las fuentes de producción del país y para recuperar las riquezas naturales enajenadas en condiciones lesivas al interés nacional y disponer una justa participación del Estado en la explotación de los hidrocarburos. Coincidentemente el 17 de Octubre de 2003 con la Guerra del Gas se da inicio a la tercera nacionalización de nuestros hidrocarburos y con las causales similares que motivaron las dos anteriores nacionalizaciones que dan el respaldo jurídico legal y socioeconómico para exigir y concretar dicho proceso en beneficio de tod@s l@s bolivian@s.

El derecho legal que nos asiste

El derecho legal que nos asiste a tod@s l@s kollas, chapacos, cambas, quechuas, aymaras, guaraníes y a todas las nacionalidades que conforman el Estado Boliviano están establecidas en la Constitución Política del Estado Boliviano y por tanto ningún ?líder cívico y de opinión? puede apropiarse del derecho de la libre determinación de sus regiones y el tiempo nos demostrara que estos personajes son manipulados por el interés de las transnacionales petroleras en abierto atentado a los intereses nacionales, así como también algunos políticos venales y miembros del mismo gobierno que defienden a ultranza esos intereses foráneos. Este derecho ha sido patentizado en la defensa de nuestros recursos naturales ofrendando las vidas de miles de compatriotas bolivianos como aconteció en la Guerra del Chaco con la perdida de 50.000 hombres en su mayoría ciudadanos del occidente del país y ahora en la Guerra del Gas donde perdieron la vida medio centenar de heroicos compatriotas de la ciudad del Alto y más de 500 heridos.

Alcance del proceso de nacionalización

El alcance general de la tercera nacionalización es el de conseguir la unidad nacional de to@s l@s bolivian@s en un solo objetivo común que tiene la meta principal de marcar el inicio de la lucha contra el subdesarrollo y la pobreza que afecta a la inmensa mayoría de la población, en contraposición de un Referéndum antidemocrático y engañoso que amenaza fragmentar a Bolivia.

Objetivos estratégicos de la nacionalización

Los objetivos estratégicos de la tercera nacionalización son tres: Jurídico, Político y Socioeconómico

Jurídico. El principio fundamental es el acatamiento y sometimiento a las leyes establecidas que han sido violadas y vulneradas por la actual legislación hidrocarburifera vigente y que ha sido impuesta desde 1996 con las Leyes de Capitalización en flagrante atentado a la Constitución Política del Estado y por tanto se trata de recuperar la legalidad y de hacer respetar la ley y ofrecer seguridad jurídica a propios y extraños y no puede mantenerse invariables leyes ilegales que atentan el ordenamiento jurídico legal de un país soberano, porque ante nadie se puede renunciar a la legalidad y soberanía sin lesionar el orden universal.

Político. La agenda de Octubre tan manoseada por el gobierno ha marcado una fundamental decisión política cual es de ingresar a un nuevo modelo democrático de participación de tod@s l@s bolivian@s en la toma de decisiones que atingen al pais y así se constituye en un momento de transición histórica para el cambio y fortalecimiento de la democracia. El gobierno esta incumpliendo ese compromiso y pretende imponer un Referéndum manipulado para que nada cambie y amparado en la ilegal forma de gobernar por decretazos, que fue la norma de su antecesor Gonzalo Sánchez de Lozada; para imponer disposiciones ilegales al margen de nuestra CPE. La instancia democrática de hacer respetar las leyes cual es el Poder Ejecutivo ha anunciado que no nacionalizara los hidrocarburos y por tanto corresponderá al Parlamento Nacional actuar a la altura de las circunstancias y la historia e interpretar el sentimiento de los bolivianos, al ser independiente del gobierno; y por decisión unánime de cara al pueblo deberá dictar la ley de nacionalización del gas y el petróleo.

Socioeconómico. La recuperación de los recursos del Estado le dará la posibilidad a Bolivia de desarrollarse en el campo energético, devolviendo al pueblo y Estado boliviano el control absoluto de sus recursos para que los administre y se generen la creación de las bases económicas para el desarrollo del país basados en la industrialización del gas en territorio nacional con la participación equitativa y justa para l@s bolivian@s.

¿Qué significa la nacionalización del gas y del petróleo?

Nacionalizar significa la recuperación del carácter nacional de los recursos hidrocarburiferos que involucra la reversión al Estado Boliviano de las reservas de gas y del petróleo enajenadas por la actual legislación hidrocarburifera vigente y mediante los Contratos de Riesgo Compartido y la expropiación de los bienes inmuebles productivos y no productivos invertidos por las empresas privadas del sector y transferidos por las leyes de privatización como ser ductos, instalaciones industriales, inversiones y otros activos, por motivos de utilidad publica y de forma legal para asegurar la mejor independencia del Estado y la absoluta soberanía sobre la propiedad de los recursos energéticos.

Nacionalizar es entonces devolver el patrimonio boliviano a las manos de sus verdaderos dueños, el pueblo y el Estado Boliviano, garantizando que el proceso de explotación y la industrialización del gas y todas las actividades que componen la cadena productiva hidrocarburifera dejen beneficios para todos nosotros y no solamente a unos cuantos y a las transnacionales.

Debemos hacer conocer claramente a todo el mundo que no se va a confiscar las empresas petroleras transnacionales, sino que de acuerdo a disposiciones constitucionales se reparara la injusta e ilegal disposición de reducir nuestra participación en la renta petrolera del 50 % al 18% actual y por el contrario de haber confiscado al pueblo boliviano reservas de gas y petróleo ya descubiertas por YPFB mediante una aberrante clasificación de ?hidrocarburos existentes e hidrocarburos nuevos? nunca antes definido en alguna legislación petrolera ni establecida en ninguna terminología técnica racional en el ámbito mundial y que solo es producto de una forma mañosa para saquear nuestros recursos energéticos.

¿Por qué debemos nacionalizar el gas y el petróleo?

Porque sólo con la nacionalización se tomaran medidas precisas sobre la propiedad de las reservas y de la producción, transporte, mercados, precios, comercialización, incorporación de valor agregado (o sea, industrialización), así como los ingresos que beneficien a los departamentos productores y al Tesoro General de la Nación y al país en su conjunto, sobre la generación, apropiación y uso del excedente hidrocarburifero.

El control soberano sobre el gas y el petróleo y de todos los derivados que se generen a partir de su industrialización permitiría a Bolivia fijar mejores precios principalmente para la gasolina, el GLP y el gas natural vehicular y domiciliario en nuestros mercados internos. Así como también se podría rebajar los costos de consumo del diesel que se produzca en Bolivia y de la misma energía eléctrica generada en plantas termoeléctricas con gas natural.

Porque no podemos seguir pagando el gas natural mas caro del mundo y de manera discriminatoria que afecta a las mayorías y solo son favorecidos sectores privilegiados como claramente acontece con el precio actual del gas natural vehicular para el transporte que esta alrededor de 6.0 $us/Mpc con relación al precio del gas natural industrial que en Cochabamba esta a razón de 1.69 $us/Mpc. (Mpc=Millar pie cúbico).

¿Cómo se debe hacer la nacionalización?

Muchas veces en nuestra historia, las y los bolivianos nos hemos visto en la necesidad de luchar, en las calles y en los caminos, por lo que justamente merecemos; por nuestros derechos o contra un gobierno masacrador, como en Octubre de 2003. Juntos hemos logrado muchas cosas, desde la Revolución del 52 hasta ganarle a una transnacional la lucha por un recurso vital, como en la Guerra del Agua el año 2000. Unidos hemos ganado la guerra del gas al gobierno de Sánchez de Lozada... y esa victoria nos ha repetido la enseñanza: unidos y de acuerdo podremos llevar adelante la patriótica y noble empresa de recuperar nuestro patrimonio, es decir como primera medida estratégica debemos lograr la unidad y el consenso nacional del pueblo boliviano en todas sus instancias.

Nacionalizar los recursos hidrocarburiferos es posible si estamos unidos. Pero además de los objetivos estratégicos planteados en lo político, jurídico y socioeconómico, los estudios técnicos realizados por los profesionales comprometidos con el pueblo han demostrado que la carga económica no seria insoportable, como afirman el gobierno y las petroleras.

Y por supuesto, hay que demostrar al mundo nuestra voluntad y nuestro derecho soberano a hacer con nuestra riqueza lo que más nos convenga para aliviar la enorme pobreza que ataca a Bolivia, el hambre y las carencias diarias que padecemos. Una postura clara sobre la NACIONALIZACIÓN frente a la comunidad internacional nos va a garantizar el respeto y, en mas de un caso, la solidaridad internacional. Por tanto es vital lograr el reconocimiento de la comunidad internacional de la necesidad nacional para encarar la lucha contra la pobreza e iniciar el desarrollo socio-económico de nuestro país.

La nacionalización del gas y el petróleo se realizara observando escrupulosamente el ordenamiento jurídico de la ley mayor que es nuestra Constitución Política del Estado Boliviano y con respeto a las normas del derecho internacional.

¿Cuándo se debe definir y llevar adelante la nacionalización?

El proceso de la nacionalización de los hidrocarburos debe verificarse estableciendo el cronograma de actividades con plazos perentorios de acuerdo a lo siguiente:

En el corto plazo: Movilizar a la gente población frente a las medidas antipopulares y antinacionales del actual gobierno y de todo aquel que mantenga las condiciones de miseria de la clase trabajadora y de los hermanos campesinos, favoreciendo los intereses de las petroleras transnacionales y exigir y demandar para definir en el Referéndum la política futura de nuestros hidrocarburos con la única pregunta siguiente: ¿Esta usted de acuerdo con la Nacionalización de los hidrocarburos en el sentido de recuperar la propiedad de las reservas del petróleo y del gas del Estado Boliviano y en expropiar los bienes productivos y no productivos enajenados por las Leyes de la Capitalización y las inversiones realizadas por las petroleras transnacionales?

De no existir la voluntad política para NACIONALIZAR el gas y el petróleo y por ello, el tiempo que el gobierno y/o el Congreso Nacional se nieguen a dar al pueblo boliviano lo que por derecho le pertenece no cuenta: será la voluntad masiva de la gente la que defina los verdaderos tiempos de la NACIONALIZACIÓN.

En el mediato plazo: Denunciar y luchar colectivamente para lograr el reconocimiento de la comunidad internacional ante los Tribunales Internacionales de nuestro derecho irrenunciable a la legalidad y soberanía de nuestros recursos naturales sin lesionar el orden universal.

En el largo plazo: Construir un proyecto político colectivo entre los movimientos sociales respetando la identidad indígena, urbana y rural, los tiempos y las formas de organización y movilización de cada sector, para recuperar el patrimonio común de las y los bolivianos y decidir soberanamente sobre ellos.

Causas justificables para la nacionalización

Entre las causas justificables para exigir la nacionalización de los hidrocarburos tenemos a los siguientes:

Justificación Jurídica. Las Leyes de Capitalización, Privatización y de Hidrocarburos violan la Constitución en sus artículos 136,137,138 y 139.El Decreto Supremo 24806 derogado parcialmente es lesivo a los intereses nacionales al violar la Constitución Política del Estado en sus artículos 133 y 145 y por tanto los Contratos de Riesgo Compartido actualmente vigentes son nulos de pleno derecho.

Los Contratos de Riesgo Compartido suscritos con cláusulas de garantía con organismos extranjeros como el Organismo Multilateral de Inversiones(OMGI) del Banco Mundial, el Centro Internacional de Arreglos y Diferencias de inversiones(CIADI) y con la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero(OPIC) del gobierno de Estados Unidos violan la Constitución Política del Estado en su articulo 135 que establece que todas las empresas establecidas para explotaciones, aprovechamiento o negocios en el país se consideraran nacionales y estarán sometidas a la soberanía, a las leyes y a las autoridades de la Republica.

Las garantías anteriormente indicadas vulneran el principio fundamental de no-intervención en los asuntos internos de un Estado, como expresamente lo reconoció la tercera UNCTAD y la comunidad mundial, organizada bajo los principios de las naciones Unidas, no acepta una interpretación del derecho internacional subordinada a los intereses del capitalismo, que lleve a los tribunales de cualquier país extranjero a amparar una estructura de relaciones económicas al servicio de aquel.

El derecho internacional nos ampara en la resolución 1803 de las Naciones Unidas que reafirma el derecho soberano de todos los países a disponer, libremente, de sus recursos naturales, y declara que: En aplicación de este principio, las nacionalizaciones que los Estados lleven a cabo para rescatar estos recursos son expresión de una facultad soberana, por lo que corresponde a cada Estado fijar las modalidades de tales medidas y las disputas que puedan suscitarse con motivo de ellas son de recurso exclusivo de sus tribunales, sin perjuicio de los dispuesto en la resolución 1803 de la Asamblea General.

La falta de una Política Energética Integral de mediano y largo plazo viola también la Constitución Política del Estado en su articulo 144. Efectuar las demandas ante tribunales internacionales paralelamente a los Tribunales de Justicia del Poder Judicial por cuanto las transnacionales practican el cohecho. Las petroleras transnacionales han violado la propia ley 1689 que les favorece ampliamente en sus artículos 30 que les obliga a perforar un pozo por parcela y en caso de incumplimiento deben ser revertidas al Estado Boliviano. También él articulo 40 que prohíbe a que las compañías que transportan hidrocarburos puedan comercializarlos como ha ocurrido con Transredes.

Petrobras tampoco cumple los contratos y no se aplica la condición Take or Pay que consiste en pagar por el monto acordado en contrato así no sea provisto en su totalidad, como ocurre actualmente que se suministra a razón de 10 millones de metros cúbicos diarios de los 30 convenidos.

Justificación Técnica. Las reservas de gas descubiertas por YPFB han sido manipuladas y enajenadas por la clasificación aberrante de hidrocarburos existentes e hidrocarburos nuevos según la ley 1689 y las mismas actualmente representan en el orden del 3% y 97% respectivamente que se constituyen en el fraude más vil y descarado que haya ejecutado la política entreguista de los neoliberales

Queda demostrado por las estadísticas nacionales e internacionales de 1994 y 1996 que existían recursos hidrocarburiferos promedio de 30 Tcf que han justificado el contrato de exportación al Brasil.

Que a 1974 ya se tenían descubiertas 3,96 Tcf. Que a 1997 después de 23 años se declaran certificadas 3,75 Tcf lo que significaría que la empresa estatal YPFB no habria descubierto ningún pozo en todo ese tiempo. INADMISIBLE. Que ha existido un fraude de 25,20 Tcf que han sido entregados gratuitamente al poder transnacional extranjero. Queda también demostrado que existen serias evidencias de que las petroleras no han descubierto ningún pozo por cuanto las estadísticas internacionales solo consignan 24 Tcf como reservas probadas y por tanto las inversiones pregonadas serian fraudulentas por lo que se constituye en materia justificable para sustentar nuestra demanda.

Justificación Económica. La justificación económica se puede evaluar del potencial económico que representan las reservas del gas y el petróleo que disponemos y que efectuando su avaluó en las condiciones actuales se tendrían los siguientes parámetros económicos: El valor de las reservas hidrocarburiferas probadas y probables es de 129.076.000.000 dólares, lo que equivale aproximadamente a Diez y siete (17) veces más que nuestro Producto Interno Bruto Nacional(PIB).

Pero la mejor oportunidad histórica esta en darle valor agregado al gas natural, industrializándolo; con lo que el valor equivalente puede llegar a quintuplicarse alcanzando valores de 463.565 millones de dólares que constituye la mejor oportunidad para reactivar la economía y combatir la pobreza y el desempleo hoy latente en Bolivia.

Como conclusión lacerante tenemos que con una inversión que todavía tiene que justificarse y comprobarse del orden pregonado de 3.500 millones de dólares, que representan el 2,7% del valor total de las reservas y tan solo el 0,76% del valor a industrializar, las empresas petroleras transnacionales pretenden llevarse cuantiosos excedentes económicos dejándonos menguados ingresos como consecuencia de haber enajenado nuestros recursos hidrocarburiferos con las leyes malditas del neoliberalismo.

Bolivia llega a perder durante los 36 próximos años la multimillonaria suma de 41.304 millones de dólares, que equivalen a una perdida anual de 1.147 millones de dólares. Con la perdida anual de 1.147 millones de dólares Bolivia pierde la oportunidad de pagar su deuda externa actual de 5.060 millones de dólares en los próximos 4. ½ años. Con la nacionalización el Producto Interno Bruto, actual de 8.000 millones de dólares; se incrementaría en un 22,4% y si consideramos con valor agregado en un equivalente cauteloso de 3 veces mas las expectativas de incrementar el PIB estarían en el orden de un 67% que demuestra que la nacionalización es viable económicamente.

Considerando que los datos son para una venta diaria de 4 millones de metros cúbicos diarios fácilmente se puede deducir los menguados resultados que se podrán obtener por la venta de mayores volúmenes de exportación como ser el caso del contrato con Brasil suscrito por 30 millones de metros cúbicos diarios.

Como conclusión indignante se comprueba que las empresas transnacionales petroleras se llevan los beneficios en relación de 6:1 que constituyen una afrenta a la soberanía y a los intereses nacionales y son causales valederos para revertir la propiedad de los hidrocarburos en beneficio del pueblo boliviano.

Justificación Geo-Política. La necesidad nacional de lograr la reivindicación marítima de Bolivia tiene la mejor oportunidad con nuestros recursos gasiferos de convertirse en la fundamental herramienta geopolítica para lograr tan anhelado derecho de los bolivianos, siempre y cuando se planifique una estrategia responsable basada en la disponibilidad de la propiedad total de esos recursos y que Chile se avenga a nosotros cuando su necesidad imprescindible del energético le imponga a sí mismo recurrir a Bolivia para negociar tratados bilaterales donde podamos imponer condiciones dignamente y favorables a nuestros intereses y no como ahora se pretende proveerles del energético vital a través de intermediarios que son las transnacionales y nuestros propios vecinos como lo han demostrado a lo largo de nuestra historia.

Se debe diferenciar muy claramente en lo que plantean los políticos venales y entreguistas de que debemos convertirnos en el ? centro distribuidor de energía de la región? que solo significa ser proveedores de materia prima barata y estar seguros de que la oportunidad de Bolivia es de convertirse en el ? país sudamericano proveedor de diesel y gasolinas sintéticas, DME y otros productos del proceso GTL? que tienen mercados abiertos en el mundo y el pueblo desconoce por falta de información. Los productos de industrialización que generen riqueza para el país no serán para el consumo interno sino que serán exportados en grandes volúmenes con valor agregado.

Alternativas para la nacionalización del gas y del petróleo

No existe otra alternativa para la nacionalización en si de los hidrocarburos, se debe y tiene que realizar SI o Si, por cuanto es la ultima oportunidad histórica de aprovechar los recursos energéticos que han sido descubiertos por los propios bolivianos y nos han expropiado por los neoliberales de turno para favorecer a las transnacionales.

En el entendido que el proceso demandara su tiempo para realizar las auditorias internacionales, demandas correspondientes y las conciliaciones necesarias se deberá hacer una pausa en ingresar al desarrollo de la llamada ?Era del Gas? y concientes de que el país necesita ingresos frescos para aliviar su economía y las necesidades nacionales planteamos la propuesta de ingresar en la explotación inmediata de los minerales del Mutun a gran escala que nos permitirían triplicar los ingresos que se pretenden con la exportación de gas natural a mercados de ultramar y así como también iniciar el uso intensivo de gas natural en la producción de fierro esponja obteniendo mayor valor agregado para los minerales de hierro y para lo cual contamos con los lineamientos fundamentales para la explotación de este recurso natural que disponemos en ingentes cantidades y con las mayores reservas mundiales. Esta alternativa esta siendo postergada desde hace 30 años atrás y la coyuntura histórica actual la coloca como una alternativa sustitutiva a la explotación de nuestros hidrocarburos.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 * 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 18

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014