Miercoles 14 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-06-04 a horas: 17:55:38

En el país del NO

En el país del NO Alfonso Gumucio Dagron Estamos definitivamente condenados ?como país- a irnos al tacho de basura. Cada día nos empeñamos en darle la razón a quienes dicen que Bolivia no es un país viable. Somos un país en negativo, el país del NO rotundo, el país ?tan solo en su agonía? por obra y gracia de los propios bolivianos.

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




14 * 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

En el país del NO

Alfonso Gumucio Dagron

Estamos definitivamente condenados ?como país- a irnos al tacho de basura. Cada día nos empeñamos en darle la razón a quienes dicen que Bolivia no es un país viable. Somos un país en negativo, el país del NO rotundo, el país ?tan solo en su agonía? por obra y gracia de los propios bolivianos. Tenemos un horizonte por delante, pero cerramos los ojos para no verlo. Vivimos amargados, quejándonos de todo, creyendo que somos los más desgraciados del mundo. Bueno, por suerte, no todos, pero sí un sector de recalcitrantes que no tienen otro oficio en la vida que ofrecer premoniciones de catástrofe y destrucción. A este sector no se le halla el acomodo, nunca. Son cuatro gatos, no representan a la mayoría de la población de Bolivia, ni siquiera a los sectores que dicen que representan. Si fueran realmente representativos, sus medidas de presión contarían con el apoyo de cientos de miles de bolivianos, pero en realidad, lo que vemos cada día, es que apenas unos centenares les siguen el juego. Otros se mantienen en silencio atemorizados.

Los recalcitrantes se dicen de izquierda pero no tienen la menor idea de lo que están hablando. La prueba es que son incapaces de distinguir la diferencia entre democracia y dictadura. A fuerzas, quieren invocar a las dictaduras, para poder justificar su accionar, ya que en democracia no gozan con las simpatías de la mayoría de la población. Hay viene el lobo, hay viene el lobo? Anuncian golpes militares con fecha ?el 5 de junio?, porque en el fondo desean que así sea. Algunos ya tienen experiencia de trabajo con dictadores.

Los mismos que clamaron por una consulta nacional sobre el gas, son los que estaban, desde un principio, en contra de ella. Antes de que se conocieran las preguntas, ya se manifestaron en contra, porque son de la secta de feligreses del NO. No a todo. ¿Por qué le tienen tanto miedo a la consulta sobre el gas? Porque si la población vota mayoritariamente por el SI, entonces quiere decir que las propias bases les han dado la espalda a los dirigentes que artificialmente se arrogan representatividad, como Solares o Quispe. Si el voto por el SI es mayoritario, esos señores tienen que irse a su casa y callarse en cinco idiomas, pues sería el colmo que no acaten la decisión de las mayorías y sigan fregando.

Es increíble constatar hasta que punto algunos viven metidos en su propio ombligo, inconscientes de que los problemas de Bolivia son mundiales, de que nuestro país no tiene condiciones para resolverlos, de la noche a la mañana, por sí solo. Es muy fácil pedir aumentos de salarios y plantear pliegos petitorios bajo amenazas de bloqueos y huelgas. Sería un acto de responsabilidad si al mismo tiempo esos paladines de los reclamos, ofrecieran también soluciones. ¿De dónde sacar el dinero para satisfacer las demandas? ¿Cómo resolver las demandas de tantos sectores? Es muy fácil exigir, pero el verdadero desafío es contribuir, y en eso los dirigentes iracundos se hacen los suecos, miran para otro lado. No he escuchado a ninguno de ellos hablar de los deberes y responsabilidades de los bolivianos. No he leído que ninguno de ellos diga que hay que pagar impuestos para luego obtener beneficios.

Los maestros están en huelga, otra vez, para variar. Los que deberían hacer huelga son los estudiantes, por tener maestros que no saben enseñar. El 50% de los maestros que tiene el país no es apto para enseñar. Si los sometieran a un examen de competencia, fracasarían. Muchos son incapaces de articular correctamente una idea o escribir una página sin errores de ortografía. Su formación, cuando la tienen, es deplorable. Pero aún así este es el único país del mundo donde los maestros hacen huelga y luego pretenden que se les pague los días de huelga, como si hubieran trabajado. Qué rico, así cualquiera.

El mundo entero está con problemas enormes, pero en Bolivia estamos convencidos de que somos los únicos desdichados. No estaría mal que abriéramos los ojos. Hay en el mundo 800 millones de hambrientos; la proporción de gente que vive con menos de 1 dólar al día aumentó en África, Asia Central y América Latina en la década de los 90. En cambio en China, más de 150 millones de personas salieron de la estadística de máxima pobreza. China tienen un crecimiento cercano de 8% anual, lo cual es inmenso, casi cuatro veces mayor al de Estados Unidos. La riqueza en China se genera en base al trabajo de cientos de millones de personas, su productividad crece día a día. La productividad de Bolivia, mientras tanto, es una de las más bajas del mundo. Es decir, los que trabajan producen muy poco, en comparación a otros países. La productividad es también muy baja en los países africanos, que dependen casi completamente de la ayuda exterior, porque están enfrascados al igual que nosotros en guerras fratricidas y absurdas luchas por el poder. Bolivia, país con gas, país minero, país con agricultura? figura en todas las estadísticas junto a Haití en el último lugar. Es una vergüenza. Parece que nos preocupa mucho ser los últimos en la tabla de posiciones de las eliminatorias para el mundial de fútbol (para celebrar con cervezas no falta dinero), pero no nos preocupa estar al nivel de los países africanos más pobres en las estadísticas de desarrollo humano.

Las diferencias entre los países ricos y los países pobres han crecido en la última década. Los ricos son más ricos y los pobres más pobres. Los acuerdos de libre comercio impuestos por Estados Unidos han afectado a países tan sólidos y ricos como México, que hoy importa el doble de granos que antes de entrar al TLCAN, y casi tres veces más maíz. La producción de los agricultores mexicanos ha bajado notablemente pues les pagan la mitad de los que les pagaban antes por sus productos, mientras que el precio de la tortilla, que es la base de la alimentación en ese país, se ha multiplicado por cinco en la última década. Lo mismo sucede en Asia. La liberalización de las economías en el sudeste asiático ha aumentado las disparidades entre ricos y pobres. Aunque el crecimiento de las economías asiáticas es muy superior al de los países latinoamericanos, ha disminuido en los últimos años de 5,8 % a 5,4 %.

Ese contexto mundial no nos favorece. Bolivia ha dejado de ser una prioridad para los países que dan ayuda. El hecho de que tengamos gas, un recurso natural fácil de extraer y de vender, hace que los países europeos destinen sus recursos a ayudar a países de África que no tienen recursos para sobrevivir. Realmente tienen razón, no tiene mucho sentido que estemos extendiendo la mano como mendigos cada mes para pagar salarios, cuando estamos sentados sobre reservas de gas que están ociosas. La paradoja es que hay sectores de bolivianos, los mismo que presentan pliegos petitorios, que no quieren que se venda el gas, prefieren seguir viviendo de la limosna. Durante muchas décadas hemos vivido de la minería, hemos exportado plata, estaño, oro, y otros minerales. ¿Alguien se opuso? ¿Alguien se opone a que Colombia exporte café o México exporte petróleo? La hipocresía campea: ?no hay que comerciar con Chile?, dicen los más fogosos, pero los mercados están llenos de productos chilenos que todos los bolivianos compran.

Sólo en Bolivia tenemos actitudes tan irracionales y exigencias que no están respaldadas por la inteligencia, la razón y la capacidad real de la nación. En el país del NO, así van las cosas. Crear problemas es demasiado sencillo, pero proponer soluciones parece demasiado difícil. No hay conciencia nacional, no hay reflexión sobre los problemas, no hay verdadero debate político, no hay debate sobre temas técnicos, no hay el menor sentido de responsabilidad y tampoco honestidad y ética en quienes usurpan roles de dirigencia política y sindical. Nos hacen mucha falta cerebros pensantes como los de Marcelo Quiroga, Sergio Almaraz o René Zavaleta, para encaminar los debates con seriedad y altura, y poner en su lugar a los oportunistas.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



13 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 7

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014