Miercoles 14 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-06-02 a horas: 10:36:45

Venta de gas a la Argentina la nueva estrategia de exportación

Venta de gas a la Argentina la nueva estrategia de exportación Iván Castellón Quiroga A objeto de cumplir con la "imperiosa y forzada" tarea de exportación del gas y facilitar los negocios petroleros transnacionales, el gobierno de Carlos Mesa le había reccomendado a su ex Ministro de Hidrocarburos, Antonio Araníbar, la misión de implementar una nueva estrategia de exportación de gas, esta vez vía Argentina.

Venta de gas a la Argentina la nueva estrategia de exportación

Iván Castellón Quiroga

A objeto de cumplir con la "imperiosa y forzada" tarea de exportación del gas y facilitar los negocios petroleros transnacionales, el gobierno de Carlos Mesa le había reccomendado a su ex Ministro de Hidrocarburos, Antonio Araníbar, la misión de implementar una nueva estrategia de exportación de gas, esta vez vía Argentina.

El ex ministro ?el llamado ministro de la ENRON- diseñó una estrategia de venta de gas a la Argentina que, en vez de hacer cálculos sobre probables ganancias en favor del Estado, establece un nuevo principio discursivo: "solidaridad del Estado boliviano con otros". Y esta nueva estrategia discursiva es compartida por el gobierno en pleno que a fin de "vender su charque" y que éste sea "adquirido" por el pueblo boliviano, funda su política comunicacional en la "solidaridad del Estado boliviano con el pueblo argentino y los bolivianos que radican en la Argentina", pues la Argentina estaría "sufriendo una grave crisis energética", cuyas consecuencias en el próximo invierno serían catastróficas para los "bolitas" y los argentinos pobres que no podrían acceder al gas encarecido como efecto de la crisis de oferta. Además, según la lógica discursiva del gobierno, la "solidaridad" del Estado boliviano con la Argentina estaría siendo recíproca, pues vendiendo gas a la Argentina ahora que ese país necesita y "sufre una crisis energética", Bolivia estaría actuando con reciprocidad y pagando el favor que Argentina le hizo al comprarle gas cuando este país no necesitaba comprar.

Una hermosa estrategia en la que sólo faltaba "citar" o vincular el negocio de la venta del gas con los principios de organización y de intercambio andinos que se fundan precisamente en la solidaridad y la reciprocidad social. ¿Qué habríamos dicho o qué haríamos si el mismísimo Carlos Mesa un día de estos nos aparece con que la venta del gas a la Argentina es un acto que recupera principios de organización y de intercambio andinos, de solidaridad y reciprocidad, que esto no es un acto mercantil de compra y venta de un recurso energético, y que de esta manera él está cambiando el modelo neoliberal?

La invención de la crisis energética

El segundo componente de esta estrategia -una verdadera creación de marketing en la que no se sabe cuántos politólogos, comunicólogos y demás "ólogos" participaron- se refiere a la "crisis energética argentina". Según esto, la Argentina estaría dejando de producir volúmenes de gas suficientes como para abastecer el mercado interno y cumplir con los contratos de venta de gas al exterior, particularmente a Chile [1].

Pero la autoría de la invención de la crisis energética argentina no es tanto de los gobernantes bolivianos como de los estrategas de las petroleras que operan en Bolivia y Argentina, y cuyo propósito fundamental es exportar gas como materia prima hacia mercados bajo su dominio.

Informes de prensa argentina indican que las petroleras -entre ellas PETROBRAS y Repsol YPF que trabajan simultáneamente en Bolivia y Argentina- no han cumplido con sus planes de inversión convenidos con el Estado argentino, tanto en exploración como perforación de nuevos pozos, toda vez que tales labores son millonarias. El propio presidente Néstor Kirchner ha denunciado que las petroleras que operan en su país han saboteado a la economía argentina al tapar pozos en producción a objeto de precipitar la decantada "crisis energética". ¿Crisis energética en un país que cuenta con 23 TCF de gas natural y actualmente es el primer exportador de gas en el Cono Sur, exportando gas a Chile, Brasil, Paraguay y Uruguay? [2]

No cabe duda entonces que esta crisis es una invención y que tiene dos objetivos precisos: primero, incrementar las ganancias de las petroleras que operan en la Argentina que intencionalmente habrían producido la crisis energética para elevar los costos de los hidrocarburos en el mercado interno argentino. Al respecto, el diario La Nación de la Argentina (4, abril, 2004) ha informado que los representantes de las petroleras han comprometido llenar los ductos hasta el año 2006 a cambio de incrementar el precio en boca de pozo en un 15%. Segundo, lograr una rebaja sustancial en los costos de producción de hidrocarburos vía importación de hidrocarburos de Bolivia, donde operan las mismas petroleras y cuyos costos de producción son bajos, mucho más rentables y menos regulados que en Argentina. Así, por ejemplo, la petrolera Repsol YPF que opera en Argentina ha suspendido tareas de exploración y perforación de pozos en ese país porque es más lucrativo exportar gas desde Bolivia a un precio menor que el que cuesta producir en Argentina.

Además, para Repsol YPF y otras petroleras, desde hace algunos años atrás, invertir en Argentina ya no es un negocio rentable, debido a la obligatoriedad que tienen de convertir sus ganancias a pesos argentinos. Consiguientemente, para Repsol YPF es mejor asegurar sus cuotas de producción de gas en el vecino país mediante la compra de gas boliviano y revenderlo en el mercado argentino al mismo precio de venta de gas a Chile. Por esta vía las ganancias de Repsol YPF en Argentina aumentarán sin invertir grandes sumas de dinero, pues en Bolivia los costos de producción de hidrocarburos se encuentran entre los más bajos del mundo, así lo reveló Juan Carlos Virreira, ex-Delegado Presidencial para la Revisión de la Capitalización.

Las ganancias "millonarias" por la venta de gas

Entonces, con estandartes de "solidaridad boliviana" y "crisis energética argentina", los presidentes de Bolivia y Argentina planearon reunirse en el norte argentino y firmar un convenio de venta y compra de gas natural. La reunión estaba fijada para el 13 y 14 de abril, pero se frustró debido al pronunciamiento de varias organizaciones sociales y políticas que advirtieron que este contrato de venta de gas a Argentina en realidad es:

a) Un contrato no entre Estados sino entre las propias petroleras, particularmente entre Repsol YPF-PETROBRAS que operan en Bolivia y Repsol YPF- PETROBRAS que operan en Argentina, por lo que Mesa y Kirchner no estaban haciendo otra cosa que gestionar negocios ajenos, pues el gas no le pertenece al Estado boliviano ni le favorecerá al Estado argentino. La compra y venta de gas es un negocio de dos transnacionales que operan en Bolivia y Argentina.

b) Un contrato de venta de gas a Chile, vía Argentina, es decir, a través de los ductos que ya existen entre Argentina y Chile, negando e ignorando la demanda boliviana de no vender gas a Chile, planteada en octubre del 2003.

c) Un contrato transnacional cuyas ganancias son de triple partida, pues si Repsol YPF y PETROBRAS operan en Bolivia y Argentina, Repsol YPF trabaja simultáneamente en Bolivia, Argentina y Chile. En efecto, "Las empresas Repsol y PETROBRAS son dueñas de la refinería REFINOR en el norte de Argentina, en Campo Durán, donde requieren aumentar SU producción, y para eso necesitan sacar SU gas de Bolivia, desde los campos San Alberto y San Antonio, en condiciones favorables, para luego exportar SU diesel, SU nafta, SU gas licuado, a Brasil, Chile... y Bolivia, a precios internacionales" [3]. A esto hay que añadir que la Asociación de Distribuidores de Gas Natural (AGN) de Chile, cuya presidencia está en manos de la misma Repsol, utilizando el tema de la crisis energética, ya hizo subir el precio de la electricidad, afectando a la economía popular chilena.

Tomando en cuenta estos manejos a que estaría sometido el gas de yacimientos bolivianos, las organizaciones sociales se opusieron a la firma de dicho contrato. Y siendo el ministro de la ENRON el facilitador de este contrato, las organizaciones sociales y político-populares del país exigieron su renuncia inmediata. El presidente Mesa -a objeto de simular que escucha al pueblo- postergó su viaje a Argentina y destituyó a su Ministro de Hidrocarburos. Pero en realidad, Mesa ?en una especie de aprendizaje de tácticas leninistas- sólo estaba dando un paso atrás para dar dos pasos adelante. Así es: en reemplazo de Antonio Aranibar puso a otro operador de confianza del Banco Mundial y la propia Embajada Norteamericana: Xavier Nogales, y el mismo 13 de abril, día en que debía estar reunido con Kirchner, firmó el Decreto Supremo 27448, autorizando la venta de gas natural a Argentina por 6 meses, a un precio establecido por las petroleras y bajo condiciones de lesivas al interés nacional.

A tiempo de justificar la venta de gas a Argentina por el lapso de 6 meses, Carlos Mesa le dijo al país que ganaría 25 millones de dólares por concepto de regalías e impuestos. Pues nada más falso, vendepatria y facturado en condiciones que impone la Ley de Hidrocarburos gonista de 1996. Y para no hablar sólo con consignas, la Coordinadora de Defensa del Gas ha hecho los siguientes cálculos:

Precio de venta de gas a Argentina

0,96 $us/MPC (millar de pies cúbicos)

Volumen de exportación en 6 meses

25.416.000.000 pies cúbicos.

Ingresos brutos en 6 meses

24.551.856 $us.

Ingresos para petroleras (82%)

20.132.522 $us.

Ingresos para el Estado (18%)

4.419.334 $us.

Para ser más precisos, los ingresos del Estado por concepto de regalías del 18%, deben ser redistribuidos de la siguiente manera:

11% Regalías para departamento productor, en este caso Tarija.

2.700.704 $us.

1% Regalía compensatoria para Beni y Pando.

0,666% para Beni, 163.515 $us.

0,334% para Pando, 82,003 $us.

6% TGN - YPFB

1.473.111 $us.

Resumiendo, los beneficios para las transnacionales y el país se pueden presentar de la siguiente manera:

Actividad económica

Beneficio para las transnacionales

Beneficio para el Estado boliviano

Venta de petróleo

5.198.930 $us.

629.467 $us.

Transporte

5.845.680 $us.

---------

Venta de gas natural

20.132.522 $us.

4.419.334 $us.

TOTAL

31.177.112 $us.

5.048.891 $us.

Entonces, ¿dónde están los 25 millones de dólares que tendría que ganar el país? Y como está demostrado en el cuadro anterior, por la venta de gas a la Argentina durante 6 meses, el Tesoro General de la Nación sólo recibirá 1.473.111 dólares. Esto no alcanza a cubrir ni los gastos del Referéndum que llegan a 2 millones de dólares. ¿A qué está jugando o con quiénes está jugando el presidente Mesa?

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Mas informacion
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014