Miercoles 14 de noviembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-04-30 a horas: 13:38:52

Aún hay tiempo para reaccionar

Aún hay tiempo para reaccionar Rolando Morales Anaya Después de 15 meses de gobierno, Sánchez de Lozada tuvo que irse sin ofrecer soluciones a ningún problema nacional, algunos de ellos creados por él mismo, como la reforma de pensiones. En los 6 meses de gobierno de su sucesor, los avances han sido pequeños causando frustración y conflictos sociales. Sin embargo, hay razones para esperar que el futuro sea mejor, sobre todo si el gobierno reacciona para usar en su favor y en el de Bolivia las coyunturas favorables.

Rolando Morales Anaya

Rolando Morales AnayaEs doctor en economía. Fue candidato presidencial por el Partido Socialista.

Contactos con el autor
close

Contacto con Rolando Morales Anaya




9 + 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Aún hay tiempo para reaccionar

Rolando Morales Anaya

Después de 15 meses de gobierno, Sánchez de Lozada tuvo que irse sin ofrecer soluciones a ningún problema nacional, algunos de ellos creados por él mismo, como la reforma de pensiones. En los 6 meses de gobierno de su sucesor, los avances han sido pequeños causando frustración y conflictos sociales. Sin embargo, hay razones para esperar que el futuro sea mejor, sobre todo si el gobierno reacciona para usar en su favor y en el de Bolivia las coyunturas favorables.

Entre las coyunturas favorables se encuentran el importante alza de precios de los minerales y de otros productos de exportación de Bolivia y las previsiones de que este año será bueno o muy bueno para la agricultura. Ambos hechos, por si solos, pueden llevar a un significativo repunte de la economía invalidando las pesimistas predicciones que se hicieron para este año. La economía boliviana podría crecer en un 4 por ciento.

Entre los hechos que preocupan, sigue manteniendo un primer lugar el déficit fiscal y la incertidumbre a propósito de la política económica del gobierno. El déficit fiscal está lejos de ser resuelto. Por el momento, el Gobierno busca financiamiento para este año, pero, se recordará que la reforma del régimen de pensiones implica un cuantioso déficit fiscal por 30 o 40 años más. Racionalmente, no es posible suponer que a través del esfuerzo tributario pueda ser financiado. Más aún, no convendría hacerlo puesto que ello reducirá considerablemente las posibilidades de crecimiento de la economía. En el mismo orden de ideas, no conviene reducir drásticamente el gasto público y sobre todo, es un gran error hacerlo a través del despido de cientos o miles de trabajadores del sector público.

En ese marco, llama la atención la dispersión de objetivos de la política fiscal. Así por ejemplo, se ha anunciado recientemente que parte del producto de las ventas de gas a la Argentina sería distribuido entre los departamentos (fuera de las regalías que por ley les corresponde), que se activaría el programa de subsidio a la vivienda, que se pagaría el bonosol, que se financiará la recuperación económica de las empresas, etc. ¿No convendría concentrar los recursos para financiar el déficit fiscal?

La Reforma de Pensiones sigue siendo el talón de Aquiles de la economía boliviana. Después de la inmolación de Eustaquio Picachuri, el Gobierno decidió acordar atención al tema de la generación sándwich y de los prejubilados. Por el mínimo criterio de justicia, corresponde que así sea. Mas, ello significará un nuevo e importante incremento del déficit fiscal.

El grueso del financiamiento del déficit fiscal debe ser negociado con la cooperación internacional. Paralelamente, en el frente interno debe tomarse medidas. Se debe, en primer lugar, buscar una solución al problema creado por la reforma de pensiones. En segundo lugar, se debe hacer un gran esfuerzo para identificar la legitimidad de las listas de beneméritos del Chaco (aún cerca de 30 mil), de los rentistas (más de 110 mil) y del magisterio (140 mil) y recuperar los activos tangibles que fueron abandonados después el proceso de capitalización (terrenos, edificios, maquinaria, etc.). Corresponde también hacer una auditoria sobre los presupuestos públicos ejecutados y programados. Lo que de ninguna manera debe hacerse es continuar disminuyendo el gasto público a través de la disminución del empleo. Además de los efectos recesivos de esta medida, provocará el aumento de los trabajadores en las marchas y huelgas.

Por otra parte, la mayor parte de los bolivianos han manifestado su deseo de ver a un gobierno más activo en la promoción del crecimiento económico. Hasta el momento no hay señales de ello, mas, sin duda, no es tarde para un cambio, pero se requiere que el Gobierno se aleje de las concepciones del viejo modelo que lo inhibían de participar en la promoción del desarrollo. Sería muy bueno, por ejemplo, que el gobierno pueda reaccionar frente a la coyuntura favorable del alza de los precios de los minerales de manera a maximizar sus beneficios para el país.

El gas se ha convertido en un gran motivo de polémica nacional. Las raíces del conflicto se sitúan en la insuficiente y mala información proporcionada por los diferentes gobiernos desde 1996. El último gobierno, en particular, manejó pésimamente la información dando lugar a que el pueblo en su conjunto se pusiese susceptible sobre posibles negociados. El nuevo gobierno también ha dado varios traspiés sobre el asunto.

Hoy en día es un entramado muy difícil de resolver. Del lado popular existe gran confusión y lo que básicamente lo mueve es la desconfianza. Las empresas trasnacionales, por su parte, están mostrando actitudes tozudas mal aconsejadas por sus empleados que fueron los que promovieron la capitalización. ¿Qué hacer?- Quizás la conformación de un Consejo Nacional de Hidrocarburos, con la participación de personas de reconocido prestigio, puedan devolver la confianza a la población y permita entablar negociaciones serias con las contrapartes.

En lo político, la coyuntura favorable para el gobierno es el gran apoyo ciudadano que todavía tiene el Presidente Carlos Mesa y que le proporciona un gran margen de acción que puede aprovecharlo positivamente. Mas tiene que haber una mejora en el manejo de los conflictos y en la comprensión de sus orígenes.

Es necesario reconocer que detrás de los problemas que generan los movimientos sociales, hay un gran esfuerzo de construcción nacional plasmado en la búsqueda de equidad en la distribución de oportunidades, en la consolidación de la identidad y en la recuperación de la soberanía nacional. Es un movimiento que trasciende la coyuntura que busca superar las situaciones heredadas de inequidad y subdesarrollo. Suponer que el malestar social actual es el hecho de unos pocos dirigentes es un error. Ir contra la historia es otro error. Por otra parte, es lamentable el poco esfuerzo realizado desde el movimiento popular para expresar y formalizar sus puntos de vista con relación al cambio que requiere Bolivia.

Sería muy positivo si todos comprendieran la necesidad de encarar la etapa de transformaciones que la justicia, el crecimiento y la historia lo demandan. Ello echaría las semillas para una paz duradera.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 5

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014