Miercoles 15 de agosto del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-02-28 a horas: 11:52:25

Bolivia primero

Bolivia primero Mauricio E. Ochoa Urioste Los años que me ha tocado vivir como ciudadano común en la ciudad de La Paz y Santa Cruz de la Sierra, nacido en la ciudad de La Paz e hijo de padre potosino y madre sucrense, no me permiten un amor exacerbado por La Paz o Santa Cruz. Soy por eso solamente boliviano.

Bolivia primero

Mauricio E. Ochoa Urioste

Los años que me ha tocado vivir como ciudadano común en la ciudad de La Paz y Santa Cruz de la Sierra, nacido en la ciudad de La Paz e hijo de padre potosino y madre sucrense, no me permiten un amor exacerbado por La Paz o Santa Cruz. Soy por eso solamente boliviano.

A eso se suma que he tenido la suerte de recorrer Bolivia, visitando ocho departamentos del país, a excepción de Pando, que espero un día llegar. Mis impresiones de esta Patria son de tal dicotomía, que podría asegurar que no existe Estado con tal diversidad cultural, por lo menos en Sudamérica.

Si bien soy declarado hincha de The Strongest y me gustan las Alasitas, soy orgulloso de las expresiones culturales de Bolivia: el carnaval orureño y cruceño, el churrasco camba, los picantes chuquisaqueños, el pescado de Villamontes, la cueca chapaca. Admiro la riqueza natural de los Yungas, aunque del exuberante Río Mamoré he aprendido el hobbie de la pesca, y no escatimo ocasión de visitar el Salar de Uyuni y el Parque Noel Kempf Mercado. Si de historia se trata, creo, con perdón de los no incluidos, que la riqueza cultural de las Misiones Jesuíticas de Chiquitos y la fortaleza imperial de la Casa de la Moneda, son un tesoro que debía provocarnos ufanía en el mundo entero.

En mi vida de residente de La Paz y Santa Cruz, admiro el ambiente intelectual y artístico paceño, tan crítico y comprometido con la realidad del país. Admiro de igual manera, el espíritu emprendedor, alegría y optimismo de los cruceños. Esta gente, es la gente boliviana que quiero y es tan desoída por los gobernantes.

Cuando estoy en La Paz, defiendo como camba las justas peticiones y benignidad del pueblo y la tierra oriental, destacando el hecho que la gente de esta tierra nos aporta con su trabajo, emprendimiento, visión del mundo actual y optimismo casi perdido en otros lugares del país; mientras en Santa Cruz destaco el aporte cultural, económico e histórico de Occidente, sin el cual no es posible entender las necesidades y expectativas de la totalidad de los bolivianos.

Si de estética urbana se trata, quisiera una ciudad imaginariamente intermedia: una Plaza Murillo junto a la modernidad de las amplias avenidas cruceñas. El clima de Santa Cruz y sus espacios de recreo ? zoológico, cafés de la calle Monseñor Rivero, parques acuáticos, etc. ? y los grandes edificios de La Paz con el Illimani a trasfondo.

Esta forma de hibridismo, sin embargo, no me ha hecho cambiar el acento marcadamente paceño, ni todo lo que La Paz significa para mi. Por el contrario, he reservado mi forma de ser diferente y he asimilado nuevas formas de convivencia social en Santa Cruz, aprendiendo de ellos principalmente su alegría, optimismo y pujanza empresarial.

La poca gente que nos habla de regionalismos ? llámense éstos collas, cambas, chapacos, chaqueños, aymaras, guaraníes, etc. ? ignoran Bolivia, o, incluso, lo que es peor, no aman Bolivia.

Porque Bolivia es tan fantástica y cautivadora, no se puede permitir que gente como el Mallku quiera un Estado Aymara y bloquee las carreteras perjudicando criminalmente al empresariado cruceño; ni se puede aceptar la creación de un Estado Camba o de la exorbitante Media Luna, que recaude primordialmente para sí tributos y regalías, a costa del mayor empobrecimiento de los hermanos del Norte de Potosí.

Creo que Santa Cruz reclama con justicia mayor participación en la toma de decisiones de la política boliviana, los tarijeños deben ser partícipes primarios del destino del gas y los pueblos originarios deben acudir a sus autoridades naturales para decidir su futuro.

Retornando al problema de las dos capitales de Bolivia más importantes en población, La Paz debe abrirse con perentoriedad a Bolivia y dejar el centralismo político corrupto y obsoleto, incluso so pena de perder su condición de Sede de Gobierno. Mientras Santa Cruz debe generar mayor liderazgo, en base a propuestas nacionales que favorezcan a los más de ocho millones de bolivianos y no sólo a su región o la llamada Media Luna.

La Paz y Santa Cruz, de igual manera, deben abrirse al resto del país olvidado.

Finalmente, todos debemos sentir orgullo de ser bolivianos antes que nada.

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



6 + 3 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014