Viernes 22 de junio del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-01-30 a horas: 14:22:29

El pensamiento sumergido de Carlos Montenegro

El pensamiento sumergido de Carlos Montenegro Andrés Solíz Rada La personalidad de Montenegro era tan avasallante y dotada de principios éticos y patrióticos tan sólidos que, de manera paradójica, ninguno de los cuatro gobiernos a los que apoyó durante su vida política le permitió permanecer en el país, de manera que fue "premiado" con "exilios dorados".

Andrés Solíz Rada

Andrés Solíz RadaAbogado y periodista y ex parlamentario. En los últimos 30 años fue uno de los más destacados defensores de los recursos naturales en Bolivia. Fue el primer ministro de Hidrocarburos de la gestión de Evo Morales.

Contactos con el autor
close

Contacto con Andrés Solíz Rada




12 * 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

El pensamiento sumergido de Carlos Montenegro

Andrés Solíz Rada

V Parte - Epílogo

Mariano Baptista Gumucio, en su libro "Montenegro el Desconocido" hace referencia a un libro posterior a "Las Inversiones Extranjeras en América Latina", con la siguiente referencia: "Derrocado el régimen Villarroel (21 de julio de 1946), Montenegro se refugia en Buenos Aires, donde funda la revista "SEA" y trabaja en varios órganos de prensa. Allí publica "Biografía de Spruille Braden" y "La Hora Cero del Capitalismo". Si bien "La Hora Cero del Capitalismo" se publicó diez años antes que la primera edición de "Las Inversiones Extranjeras en América Latina" fue escrito con posterioridad a éste. Es posible extraer esta conclusión, debido a que en "La Hora Cero del Capitalismo" existen referencias, aunque breves, al plan Keenleyside, así como a la insurrección popular del 9 de abril de 1952, las que no existen en "Las Inversiones..." Estos los párrafos que avalan este criterio:

"El capitalismo que financia todo ese arsenal de compromisos y organizaciones internacionales (recuérdese que con una apreciación semejante concluye el libro "Las Inversiones Extranjeras en América Latina"), que ha creado Naciones Unidas, como la más alta de sus conquistas de absorción mundial, se lanza también a la administración directa y nacional de los países sometidos, substituyendo hasta la ficción de los gobiernos dirigidos que impuso con Roosevelt. El ejemplo de Bolivia es el primero de una serie. Allí se ha concretado su operación más atrevida con el envío de una comisión de técnicos, con categorías de super-ministros, que, aunque por poco tiempo, llegaron a ser el gobierno real y directo del país. La operación se cumplió de acuerdo con la última técnica perfeccionada por el imperialismo. Entre el Punto Cuarto (nombre de los programas de "ayuda" norteamericana de la época) del presidente Truman y la "asistencia técnica" de Naciones Unidas, se dio estado legal a la famosa misión Keenleyside, que estuvo tres meses en Bolivia y elaboró el colosal informe que posibilitó el envío de ese super-ministro capitalista"

Según Montenegro, la dominación norteamericana estaba causando reacciones en Guatemala, Bolivia, Argentina y Chile. He aquí sus palabras: "El capitalismo podrá comprarlo todo menos el alma de los pueblos. La pequeña Guatemala se levanta contra el capitalismo todopoderoso, representado por la United Fruit Company, y le obliga a respetar su derecho de pueblo y nación. Bolivia sojuzgada, hambrienta en lo económico y copado su gobierno, estalla en una revolución histórica, reconquistando a sangre y fuego su derecho vital. En la Argentina (con el gobierno de Perón), hace seis años que se ha expulsado al capitalismo y este fracasa una y otra vez para volver a entrar allí donde un pueblo y su gobierno unidos le han cerrado las puertas para siempre. Chile, con otro gobierno entregado y todas sus riquezas aferradas por el capitalismo, encuentra el camino para denunciar la explotación y pedir a gritos el control de su cobre..." (59)

¿Por qué "La Hora Cero del Capitalismo" se publicó sin la firma de Montenegro? ¿Por qué circuló en Argentina y Bolivia, principalmente, sin fecha y sin ninguna referencia editorial? ¿Quien se hizo cargo de su distribución? Una respuesta aproximada a estas inquietudes fue brindada por Wáskar Montenegro, quien indicó que su padre escribía una carta informativa con informes sobre política económica latinoamericana para el Presidente Perón. Al producirse el deceso de Carlos Montenegro, la Embajada argentina en La Paz distribuyó, sin firma y sin referencia editorial, el libro mencionado, armado con los artículos de la referida carta informativa. La decisión argentina tenía la presunta finalidad de contribuir a profundizar las medidas transformadoras del primer gobierno de Paz Estenssoro. Obviamente que ese propósito hubiera sido mejor alcanzado si el libro llevaba el nombre del autor, quien no se sabe si fue consultado para efectuar la impresión y distribución de la obra.

Tal distribución fue confirmada al autor por el dirigente histórico del MNR, el ex ministro y economista, Edwin Rodríguez Aguirre, quien recuerda que en esos años su padre, activo militante del MNR, trabajaba como funcionario de la Contraloría General de la República. Por estas razones, fue invitado a la Embajada argentina en La Paz, donde le obsequiaron varios ejemplares de "La Hora Cero del Capitalismo". Otro ejemplar fue encontrado en la biblioteca del también "emenerrista" histórico, el abogado Jaime Rodrigo Gainza, quien obsequió una fotocopia al autor del presente trabajo. Rodrigo Gainza, quien recordó haber comprado un ejemplar, en 1960, en una librería céntrica de la ciudad de Cochabamba, de propiedad del conocido intelectual cochabambino Nivardo Paz.

"La Hora Cero del Capitalismo" tiene diez capítulos, seis de los cuales son una repetición, en unos casos, y una ampliación, en otros, de los mismos temas consignados en "Las Inversiones Extranjeras en América Latina". Los capítulos repetidos son los relativos a los bombardeos a Venezuela, a principios del Siglo XX, el desmembramiento de la provincia de Panamá de la República de Colombia, las matanzas de trabajadores en Bolivia y la represión obrera en Chile, un detallado análisis de la dominación estadounidense en Cuba, los desembarcos norteamericanos en Nicaragua y Haití y, finalmente, la depredadora invasión a México. Los temas no consignados en "Las Inversiones Extranjeras en América Latina" se refieren al papel de la propaganda, a través de periódicos, radio, cine y televisión, en el dominio de los capitales extranjeros en Latinoamérica, el gran atraco (la expresión es de Montenegro) cometido por Inglaterra que robó al Brasil el monopolio de la venta de la goma elástica y el perpetrado por ingleses y holandeses de la quina boliviana, la guerra entre compañías petroleras norteamericanas e inglesas por el petróleo de Colombia y un análisis sobre la personalidad del presidente Franklin Delano Roosevelt,

Sólo a modo de complementación, digamos que Montenegro escribe en "La Hora Cero del Capitalismo" una punzante introducción relativa al capital extranjero, que vale la pena reproducir: "El capitalismo es como ese árbol que plantamos en nuestro jardín. Va a crecer y alimentarse de nuestra tierra. Hasta que adquiera la fuerza suficiente para prescindir de nosotros y vivir exclusivamente de su tierra que habrá dejado de ser nuestra. Entonces, y con el tiempo, sus ramas se meterán por nuestra ventana y su raíz ?si le dejamos alcanzar la potencia que suele adquirir?destrozará el jardín y desde el fondo de la tierra surgirá debajo de nuestro hogar para despedazarlo... El capitalismo es una fuerza ciega que no admite ni reconoce más ley que la que le da la vida: La ley de su expansión, su multiplicación incesante y desenfrenada. Es el ser o no ser del capitalismo: o se reproduce, amplia y crece o deja de ser capitalismo. Ni él tiene otra salida ni el mundo puede honestamente forjarse otra ilusión... El capitalismo, que no reconoce fronteras, tampoco distingue nacionalidades y soberanías. Se afinca sí, en nacionalidades que convierte en base de operaciones, en el indispensable punto de apoyo para proyectarse. Pero cuando esa base se agota, cuando surge otra con mayores perspectivas, el capitalismo se traslada de una a otra con la naturalidad de un hecho irremediable. Véase sino el caso del capitalismo que pasó de Gran Bretaña a Estados Unidos, provocando, de paso, la hegemonía de esta nación en detrimento de aquélla. Antes, sin embargo, los dueños de una y otra base luchan entre si. Pero son forcejeos internos, que no afectan ni la esencia ni la realidad del capitalismo" (60)

Sobre el papel de los medios de comunicación, Montenegro anota los siguientes conceptos: "Debe comprenderse que si hay una creación fundamentalmente capitalista es la propaganda; sin duda la bomba más perfeccionada y dinámica de toda la estructura imperialista. Y que las cuatro quintas partes de las conquistas del dinero extranjero en el continente, en detrimento de los intereses y necesidades de sus pueblos, han sido posibilitadas, mantenidas y acrecentadas por esa propaganda". Hace constar que "las agencias noticiosas tienen el monopolio de la información mundial, y difunden o crean la que interesa al capitalismo, prescindiendo de cualquier noticia que el imperialismo considere inconveniente". Las agencias noticiosas, dice, se han divido entre las "serias" y la "amarilla". "La primera se encarga de la información y artículos de aspecto serio y objetivo. Difunde lo que el capitalismo ya puede decir. La otra practica un periodismo irresponsable, desprestigiando ex profeso y que por ello puede decir lo que el amo no puede decir oficialmente".

Dentro de los objetivos de la propaganda y de las agencias internacionales, Montenegro señala los de ridiculizar el "atraso" en las tradiciones y creencias, en los modos de vida, en las convicciones y hasta en el vestido de los pueblos latinoamericanos. Sobre la base de estas premisas, se formula las siguientes preguntas: "¿En nombre de qué va a oponerse un pueblo a que le impongan una dominación extranjera? ¿No es acaso por su historia, su pasado, sus tradiciones y, fundamentalmente, sus costumbres, modo de vida y religión? Cuando un pueblo se alza contra el capitalismo, defiende vitalmente lo suyo. Y lo suyo es, ante todo, su hogar, su fe y su moral. Cuando se le quita todo eso, cuando se ridiculizan sus costumbres, se disuelve su fe, se menosprecian sus tradiciones y su Historia, se desbarata su modo de vida y se convierte su hogar en una pantomima, ¿qué le queda? ¿En nombre de que va a oponerse, qué va a defender? (61).

Con estos conceptos, Montenegro ha terminado por fusionar al capital financiero internacional con los medios de comunicación a su servicio. Este es un concepto muy desarrollado en la actualidad, pero si se analiza el tema con cuidado se encontrará que Montenegro es uno de los precursores de prestigiosos especialista actuales en la materia, como el alemán Jurgen Habermas o el español Martín Barbero. Si la obra completa de Montenegro hubiera sido oportunamente difundida, sobre todo sus últimos dos libros: "Las Inversiones Extranjeras en América Latina" y "La Hora Cero del Capitalismo", estamos seguros que el pensamiento del ideólogo boliviano se hubiera convertido en valioso antecedente de la famosa obra de Eduardo Galeano: "Las Venas Abiertas de América Latina", que ya tiene más de 50 reediciones. Pues bien, Galeano trata, en muchas partes de su libro, los mismos problemas encarados por Montenegro, pero veinte años después. El silencio que comentamos privó al pensamiento boliviano de un aporte que debió enorgullecer al país.

La personalidad de Montenegro era tan avasallante y dotada de principios éticos y patrióticos tan sólidos que, de manera paradójica, ninguno de los cuatro gobiernos a los que apoyó durante su vida política le permitió permanecer en el país, de manera que fue "premiado" con "exilios dorados". En efecto, Busch y Villarroel lo enviaron a Buenos Aires como Delegado de Bolivia ante la Conferencia de Paz del Chaco. Villarroel lo designó embajador en México. Y Paz Estenssoro, embajador en Chile. De lo expuesto, puede decirse que la figura de Montenegro está lejos de haber sido valorada en su real dimensión. Creemos que ha llegado el momento de llenar ese vacío, con la reedición de sus obras, a fin de que ellas cumplan el papel que corresponda en el debate que sostiene el pueblo boliviano por encontrar un mejor destino.

Notas bibliográficas 58.- Carlos Montenegro: "Nacionalismo y Coloniaje". Librería Editorial "Juventud". La Paz ? Bolivia. 1984. Página 93 59.- Carlos Montenegro: "La Hora Cero del Capitalismo". Sin fecha ni pie de imprenta (páginas 131, 132 y 133) 60.- Carlos Montenegro: (Ob. Cit). Páginas 5 y 6. 61.- Carlos Montenegro: (Ob. Cit.). Páginas 9, 14, 15 y 16.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



10 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 10

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014