Jueves 13 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-01-16 a horas: 15:02:24

Mito, historia y geopolítica mediática

Mito, historia y geopolítica mediática Erick Fajardo Pozo Ante el desgaste mediático de la soldadesca moderna a lo GI Joe, el propagandismo pro militarista se remonta dos siglos atrás, hasta el Far West, en busca de legitimidad para la política intervencionista norteamericana. El emblemático capitán Nathan Algren, el legendario Cowboy Frank T. Hopkins y el histórico mártir Davy Crockett son resucitados del panteón de héroes del Oeste y el Séptimo de Caballería vuelve a la carga, esta vez rumbo a Medio y Lejano oriente.

Erick Fajardo

Es periodista, reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Erick Fajardo




8 - 5 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Mito, historia y geopolítica mediática

Erick Fajardo Pozo

Ante el desgaste mediático de la soldadesca moderna a lo GI Joe, el propagandismo pro militarista se remonta dos siglos atrás, hasta el Far West, en busca de legitimidad para la política intervencionista norteamericana. El emblemático capitán Nathan Algren, el legendario Cowboy Frank T. Hopkins y el histórico mártir Davy Crockett son resucitados del panteón de héroes del Oeste y el Séptimo de Caballería vuelve a la carga, esta vez rumbo a Medio y Lejano oriente.

Este año Hollywood estrena tres películas que intentan recuperar la gloria fílmica del Western y resucitan a míticos héroes del ?Viejo oeste?, aunque además pretenden justificar históricamente las políticas expansionistas contemporáneas y promueven la legitimidad del intervencionismo militar norteamericano.

El Viejo Oeste cabalga hasta Lejano Oriente.

Ya mismo en enero Latinoamérica verá el estreno de ?El Último Samurai?, dirigida por Robert Zwick y protagonizada por Tom Cruise, un western adaptado al épico crepúsculo feudal de Japón, que reproduce en el protagonista el estereotipo del héroe de guerra norteamericano y que reactiva el cliché redencionista de quién lleva la fuerza civilizatoria de la ciencia bélica, a un Japón atrapado en el conflicto entre la cultura del Imperio del Sol y el afán modernizador del naciente Estado nipón.

Bajo la dirección de Zwick (?Tiempos de Gloria? y ?Leyendas de Pasión?), Cruise interpreta al capitán de la Caballería norteamericana Nathan Algren, héroe de la Guerra de Secesión, que lleva la estrategia militar occidental y la tecnología bélica hasta el Imperio del sol y adiestra a un ejército nipón de la modernidad que luchará contra sus ?decadentes? remanentes feudales.

La narrativa del filme no podría estar más poblada de lugares comunes, escenas ?antológicas? y frases hechas, ?típicas? en el western americano.

José María Aresté, de Acenoticias comentaba que su estructura actancial y su argumento reproducían fielmente el ?Bailando con lobos? de Costner: ?En lugar de indios basta decir japoneses?, dice a tiempo de puntualizar que lo único absolutamente nuevo es la aún ignota y exótica cultura oriental.

Y es que en ?El último samurai? todo lo demás es de fórmula, en especial el rol del héroe, que a pesar del perfil ?sensible y humano? de su protagonista, reproduce a la perfección el mitema mesiánico del hombre blanco que trae el dogma de la civilización occidental (quizá hoy las verdades del desarrollo o la ciencia) a los pueblos primitivos, un fetiche civilizatorio consagrado como discurso de legitimación de los últimos dos mil años de colonialismo cultural occidental.

La pretensión redentora del personaje.

Al final, en un simbolismo redentor, el bushido samurai seducirá al ?cowboy?, que renunciará a todo lo que su cultura de destrucción representa, acogiéndose a la ?sencillez? y la cultura de la vida de sus anfitriones nativos. No obstante la labor apologética estará hecha:

De la misma forma en que la historia de los conquistadores explotó los parangones de la llegada de Cortés a México con el profetizado retorno de Quetzalcoatl, el director del film busca que la ?bravura? y pericia del capitán Algreen evoque en el guerrero samurai un respeto por su fuerza que decaerá en la admiración, después en la veneración y finalmente en la aceptación resignada de su superioridad bélica y su incuestionable condición de líder.

De la mano de Zwick y Cruise, el soldado americano habrá entrado en nuestro círculo de empatías como el guerrero invulnerable, que personifica y materializa nuestros mitos más sobrenaturales y en el futuro será difícil verlo como una amenaza o a sus acciones como agresiones.

La caballería conquista Oriente medio.

En marzo se estrenará ?Hidalgo?, u ?Océanos de Fuego?, protagonizada por Viggo Mortensen y dirigida por Joe Johnston. El eje de la historia será otra vez el cowboy del 8vo. de Caballería, puesto por el azar en otro escenario hostil de ultramar - esta vez (qué casual) la Arabia de 1890 - donde competirá en una centenaria carrera por el desierto y vencerá a los soberbios y ricos jeques de Medio Oriente; metáfora apologista, sin duda, de la reciente ocupación de Irak y Afganistán.

Frank T. Hopkins, otro mítico oficial del Cuerpo de Caballería de la Unión, allá por 1873, es caracterizado en una fantasía fílmica que nos remonta al antecedente fundamental de la tan evocada superioridad militar y la naturaleza sobrehumana del héroe hollywoodense: El Cowboy.

El esquema actancial en ?Hidalgo? también corresponde a la ?ficción histórica?, narrativa maniqueísta emblemática de Hollywood: El soldado americano hierático, solitario y altruista; llevado siempre por azar del destino ? jamás por deseo propio ? a lugares exóticos e incivilizados, donde se verá obligado moralmente a reparar injusticias y hacer prevalecer la razón de justicia (su razón).

En esta ocasión ?nuestro héroe? deberá enfrentar a una casta de incipientes tiranos de medio oriente, ricos y hostiles, y vencerlos en su propio juego, demostrando que el valor y la razón (americanas), se impondrán siempre no importa el escenario histórico o cronológico. Repetitivo, pero siempre efectivo.

Además ?Recuerden El Alamo?.

El remate será el estreno en abril de ?El Alamo?, re-make del clásico de 1960 de la Paramount, protagonizado y dirigido por el actor prototípico del western, John Wayne.

La nueva versión, dirigida por John Lee Hancock, revive oportunamente el martirio del insigne héroe yanqui Davy Crockett, a tiempo que la versión norteamericana de la historia de la anexión de Texas a la Unión inflama el exacerbado nervio patriótico americano y sataniza una vez más a sus vecinos mexicanos.

La inmolación del Coronel William Travis, el aventurero James Bowie y el legendario David Crockett, atrincherados en la misión de El Alamo, en San Antonio de Béjar, busca deliberadamente estimular el de por si exacerbado ultrapatriotismo norteamericano, que es el soporte de legitimidad de la agresiva política internacional de los Estados Unidos.

Los directores.

En el caso de los directores, sus virtudes radican en que ellos saben narrar visualmente momentos épicos y contar historias extremamente emotivas. Robert Zwig demostró que es capaz de tejer historias sumamente verosímiles por su ?olfato? para escoger guiones con arraigo histórico ?serio?. Además su talento no se limita a lo creíble de su narrativa, sino que aporta también una habilidad para introducir en el dato histórico frío situaciones afectivas y humanas que ponen al espectador al borde del llanto (Leyendas de Pasión - 1994) y de inflamar el civismo ?patriótico? norteamericano con revisiones históricas de sus momentos constitutivos, mientras elegiza las virtudes de una virtual democracia norteamericana, escenificando temas de principio como la tolerancia racial (Tiempos de Gloria ? 1989), o tratando siempre temas de vigencia política y mediática bajo una óptica crítica del militarismo, pero reivindicativa sin vuelta de la alegórica democracia norteamericana, frente a amenazas siempre presentes como el terrorismo (Bajo sitio - 2000).

John Lee Hancock es un director con una filmografía sumamente escasa (El novato - 1999), pero su experiencia como guionista le aloja en el drama contemporáneo (Un mundo perfecto ? 1993 y Medianoche en el jardín del bien y del mal - 1997).

Sobre Joe Johnston (Rocketeer ? 1989 , Jumanji ? 1992 )hay escasas cosas que decir en el ámbito del cine serio, excepto que pocos directores de cine ficción en Hollywood declinarían de una oportunidad de tocar un tema como el western, que siempre granjea al cineasta la simpatía mediática y el éxito económico o publicitario.

Consideraciones finales.

?Last Samurai?, ?Hidalgo? y ?El Alamo?, recuperan el esquema narrativo de ese género que Philliph French denominó ?western ideológico?. Existen tres maneras de enfocarlo:

En el plano documental, al margen de la pretendida reivindicación de ?la otra historia? que películas como ?Danza con Lobos?, ?Tiempo de Gloria?, ?Gerónimo? o ?Last Samurai? se atribuyen, estas tienen un trasfondo discursivo que refuerza los estereotipos maniqueístas, folkloriza a las demás culturas y despolitiza la historia como una sucesión de episodios afectivos, ligados a la mesiánica acción de héroes que resuelven conflictos merced a una superioridad absolutamente artificial, pero que casi nadie ya se molesta en rebatir.

En el plano psicológico, este resignacionismo cultural, nace del compromiso emocional que el espectador desarrolla con un héroe que transita por todas las extensiones culturales de su sensibilidad, mediante la estrategia jesucristiana de la autoinmolación: La negación de su propia cultura, la distinción de los afanes expansionistas de su país de origen, la trabajosa redención de la culpa y la defensa intransigente de sus anfitriones, en apariencia nos alerta sobre el militarismo expansionista y nos subvierte más que nunca contra el orden económico del mercado. Sin embargo, simultáneamente, esta estructura narrativa nos hace venerar la grandeza espiritual del ?american hero?, empatizar con su vía crucis y resignarnos a su condición humana superior y su condición de guerrero invencible.

Una nefasta relación de dependencia y sumisión encuentra su agente de legitimación en la psique del tercer mundo.

Ya en el plano mitológico, no son casuales los paralelos entre el cowboy americano y el caballero andante medieval y la evocación que suscita uno sobre otro es tan deliberada como el discurso geopolítico que comparten: Occidente en busca de redimir a los erráticos mundos de ultramar, ya sea durante el medioevo o en la modernidad, sea para traer la luz de la cristianidad o la de la democracia y sea con yelmo y espada o con Winchester y sombrero texano, el héroe llegará a caballo y tendrá consigo la fuerza del dogma, respaldado por la fe o el capital. Todo depende de la época.

El enemigo del épico paladín norteamericano se ha diversificado y se ha hecho global, ya no son sólo indios sioux quienes acechan las caravanas de sus colonos, aunque tampoco es ya el oeste el límite fronterizo de su afán colonizador. Hoy día sus colonos han llevado la bandera de la economía americana hasta el lejano oriente. América se ha propuesto librarnos de los salvajes de todo el mundo.

Lo único realmente distinto hoy es que el cowboy no solo cabalga en el oeste, sino que también en el sur y el este y que las cargas del Séptimo de Caballería son hoy tan letales cuando toman por asalto nuestra geografía, como lo son cuando salen de la pantalla grande y entran a galope en nuestro imaginario social.

(*) El autor es periodista orureño radicado en Cochabamba.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



11 + 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 9

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014