Lunes 30 de marzo del 2020
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2004-01-08 a horas: 10:37:55

Dirigentes sin propuesta

Dirigentes sin propuesta Alfonso Gumucio Dagron Algunos dirigentes sindicales y políticos dicen que el Presidente Mesa no ofrece propuestas para sacar a Bolivia de la profunda crisis en que se encuentra. Han calificado su reciente discurso de "hueco", "vacío", "sin novedad".

Alfonso Gumucio Dagron

Alfonso Gumucio Dagron

Escritor, cineasta, periodista, fotógrafo y especialista en comunicación para el desarrollo. Ha trabajado en programas de comunicación para el cambio social en África, Asia, América Latina y el Caribe, con agencias de Naciones Unidas, con fundaciones internacionales y ONGs.

Fue miembro de la redacción del Semanario "Aquí" y ha publicado en un centenar de diarios y revistas de Bolivia, América Latina, Europa, Norteamérica, África y Asia. Dirigió películas documentales en varios países. Es Coordinador del Grupo Temático de Comunicación para el Cambio Social en la Asociación Latinoamericana de Investigadores de la Comunicación (ALAIC).

Ha publicado más de veinte libros de poesía, narrativa, testimonio, y estudios sobre literatura, cine y comunicación, entre ellos: Historia del Cine Boliviano (1982); Cine, Censura y Exilio en América Latina (1979); Luis Espinal y el Cine (1986); Las Radios Mineras de Bolivia (1989) en colaboración con Lupe Cajías; Comunicación Alternativa y Cambio Social (1990); La Máscara del Gorila (1982) Premio del Instituto Nacional de Bellas Artes de México; Haciendo Olas: Comunicación Participativa para el Cambio Social (2001), Antología de Comunicación para el Cambio Social (2008).

Contactos con el autor
close

Contacto con Alfonso Gumucio Dagron




8 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Dirigentes sin propuesta

Alfonso Gumucio Dagron

Algunos dirigentes sindicales y políticos dicen que el Presidente Mesa no ofrece propuestas para sacar a Bolivia de la profunda crisis en que se encuentra. Han calificado su reciente discurso de "hueco", "vacío", "sin novedad".

A mi me parece que los que no tienen propuestas son ellos, a menos que por propuestas entiendan las acostumbradas amenazas o delirantes pliegos petitorios. Quienes menos deberían criticar a Mesa son los representantes de partidos políticos que co-gobernaron durante los últimos periodos democráticos, porque ellos son los responsables de la situación actual. Así que un consejo: cállense en siete idiomas, como se dice popularmente. Chitón.

Seamos más racionales y responsables. El país está demasiado debilitado en sus instituciones y en su organización social como para seguir dándole con hacha. Se habla de descuartizarlo para satisfacer los intereses de las regiones. Nos dicen que vamos a mendigar fondos para reconstruir el puente del Chapare. Somos un país que gasta 40% más de lo que produce y recauda, o sea, vivimos endeudados. Rogamos para que la comunidad internacional nos ayude porque estamos, con Haití, al final de la cola de los países latinoamericanos. Somos una vergüenza como país, incapaces de alimentar dignamente a menos de diez millones de habitantes; pero vivimos de mitos como el "mendigo sentado en un trono de oro". Ya lo dijo Carlos Toranzo en su primer artículo del año, "abramos los ojos", porque no somos el ombligo del mundo. Y seamos colectivamente más responsables.

Sería una aventura temeraria asestarle un golpe definitivo a la estabilidad política mediante actitudes belicosas, oportunistas, demagógicas y sin inteligencia. La COB y la CSUTCB deberían ser, como lo fueron en algún momento, líderes de una posición crítica que ofrezca soluciones al país. Frente a cada problema, los dirigentes sindicales deberían presentar sus análisis con propuestas concretas. Pero no es así, por eso las instituciones sindicales, y no solamente las políticas, han perdido credibilidad.

Una propuesta es un diseño de solución. Es decir, "podríamos hacer esto, de esta manera y con estos recursos". Si los dirigentes tienen una solución bien estudiada, responsable y seria que la presenten. No basta decir: "el gas es nuestro y no hay que venderlo", porque eso no es responsable, no es racional, y no es propuesta. Toda propuesta debe estar acompañada de una sugerencia concreta sobre los recursos necesarios para llevarla a cabo. Es demasiado fácil decir: "Vamos a industrializar el gas para beneficio del país, para irrigar todo el altiplano, para que haya gas domiciliario, para vender derivados industriales a mejor precio, etc?" No creo que ningún boliviano se oponga a tan brillante opción, que conviene a todos los sectores, pero si al mismo tiempo no se dice de dónde se van a sacar los dos mil o tres mil millones de dólares que eso cuesta, mejor es callarse por honestidad y por pudor.

Las utopías hay que construirlas con mucha creatividad, esfuerzo y trabajo colectivo, ya que no aparecen en el horizonte de la noche a la mañana, ni son obra de algún filósofo de moda que las anuncia con una pose histriónica. Las únicas propuestas concretas de los últimos tiempos vienen de organizaciones de la sociedad civil, a veces de grupos de tres o cuatro personas que actúan con gran sentido cívico y de responsabilidad. Un ejemplo de esas propuestas es el estudio sobre la industrialización del gas, firmado por Luis Fernando Vincenti, Edwin Monroy y Rolando Campen en las páginas de BolPress. Ese es un aporte concreto, aun cuando se refiere más al "qué" y al "para qué", que al "cómo" hacer las cosas. No presenta, por ejemplo, sugerencias de dónde sacar los fondos de inversión. ¿Qué el gas boliviano es muy atractivo para los inversionistas? Clarito será? no vaya a ser que estemos muy equivocados.

Sería un ejercicio interesante para economistas, políticologos, filósofos, agrónomos, sociólogos, educadores, planificadores, ingenieros, y dirigentes sindicales responsables, analizar cada uno de los temas de los pliegos petitorios y las demandas de las agendas sindicales, y -con la mano en el pecho- pensar lo que es posible, y cómo es viable. Pero mejor sería volcar las energías de nuestra gente mejor capacitada, para estudiar los grandes problemas y buscar soluciones de largo plazo.

Uno de las limitaciones es que la visión de los actuales dirigentes sindicales es de muy corto plazo, una visión miope que solamente acepta soluciones instantáneas, ya sea por demagogia política o porque los dirigentes son tan obtusos que no se dan cuenta de que las soluciones de emergencia son solamente parches que no resuelven los problemas. Un Estado empobrecido y presionado por demandas instantáneas no tiene más remedio que sacar un poco de plata de un sector, para satisfacer las presiones de otro. Es un círculo vicioso que consiste en que el Estado nos engaña a todos y se engaña a sí mismo. No se puede fabricar dinero donde no hay (eso se llama inflación, y ya tuvimos nuestra amarga cuota en la época del Dr. Siles Zuazo). No se pueden generar recursos sin producir y sin vender. (Eso lo sabe el campesino que produce papa y la vende en la feria del sábado.) Y no se puede gastar más de lo que uno tiene. (Eso también lo sabe el campesino).

Me preocupa el discurso de algunos sindicalistas, sobre todo cuando la COB no tiene un liderazgo real en el país, lo ha perdido hace años y para recuperarlo necesita mejores líderes. En octubre brilló el oportunismo cuando un par de sus dirigentes (muy cuestionados por las bases en ese momento), se montaron a la cabeza del movimiento social que ya estaba en marcha. Recuperaron en beneficio político personal los muertos de octubre. ¿Cómo lo hicieron? Simplemente generando un discurso político tan exacerbado, que ni ellos mismos se lo creen, porque no corresponde a la realidad social y política del país. Pero es un discurso que arrastra, con el engaño y la manipulación, a masas empobrecidas y sedientas de un protagonismo político que les fue negado durante la última década.

¿Cuáles son las propuestas de los dirigentes sindicales? Quizás me equivoque, pero todavía no he leído ninguna. ¿Hay algún documento para analizar? Por favor, que alguien me lo envíe. Lo único que he leído en los medios de información son referencias a pliegos petitorios, alguno con más de 70 exigencias. Hacer esas listas es muy fácil, sin asumir ninguna responsabilidad. Solamente hace falta una máquina de escribir y un par de dirigentes que se dan cuerda entre sí. Son como las listas que los niños envían a los Reyes Magos. Los dirigentes que han copado en estos años las direcciones sindicales nada tienen que ver con los dirigentes de décadas anteriores, cuando la COB, la FSTMB y la CSUTCB tenían líderes que merecían el respeto de todo el país, sin distinción de regiones, color de piel, o incluso ideología. Mis respetos para Irineo Pimentel, Federico Escobar, Simón Reyes, Genaro Flores, y otros que no solamente fueron grandes luchadores y dirigentes honestos, sino además personas con calidad humana. Por comparación los de ahora dan lástima.

Con un Estado tan débil y en bancarrota, no es posible que sigamos con ese jueguito siniestro de pliegos petitorios que todos sabemos que son imposibles de satisfacer, ya sea por razones económicas o políticas. Si estos dirigentes sindicales llegaran mañana a la Presidencia de la República, tampoco podrían hacer nada para resolver sus propios pliegos petitorios. Si no tienen la honestidad de reconocerlo es porque sencillamente no son honestos o no son capaces intelectualmente de comprender la situación económica, social y geopolítica del país.

Recuerdo una frase de mi padre, Alfonso Gumucio Reyes: "la solución por el desastre". Es decir, cuando el país está al borde de la quiebra social, política y económica, amenazado por todas partes, quizás lo mejor es que de una vez se vaya al fondo del tacho, para que de los escombros salga algo nuevo. Por eso, siento la tentación de ver en la silla presidencial a esos dirigentes sindicales que tienen ideas pequeñas y una boca muy grande. Ya sabemos lo que sucedería: el país se iría en picada al abismo, sencillamente porque además de no poder hacer nada para resolver los problemas económicos y sociales, carecerían de autoridad y de respeto a nivel nacional e internacional. Lo más seguro es que la propia gente que los encumbró los sacaría del Palacio Quemado en pocos meses. Sería un desastre mayúsculo, pero al menos haría que la gente recapacite y aprecie lo poco que tenemos y lo mucho que perdemos en tiempo y energía al enfrentarnos.

Por eso Evo Morales tiene que pensarla muy bien. Tiene al frente la oportunidad de crecer como líder de una oposición madura y responsable, si es que contribuye con propuestas serias, concretas y bien fundamentadas. De otro modo, el que va a pagar los platos rotos es él mismo, porque lo más seguro es que si el proceso constitucional se quiebra por la vía insurreccional, le va a tocar a él gobernar, y esa tarea le puede quedar grande. Todavía no está preparado para ello, y quizás nunca lo esté si se deja arrastrar por el discurso sin propuesta de algunos dirigentes sindicales

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



15 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 8

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014