Martes 20 de agosto del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2003-12-10 a horas: 10:31:29

Una agenda para el Estado

Una agenda para el Estado Ramón Rocha Monroy Hace un mes insistimos en la necesidad de que el Presidente Mesa hable con los representantes de los partidos políticos. No se puede prescindir de ellos porque son los actores fundamentales de la democracia, por más que los caudillos de la guerra del gas digan que hay que borrarlos del mapa. Los partidos responden a las afinidades y preferencias de los contingentes mayoritarios del país, esa masa silenciosa que se juega en cada elección defendiendo su criterio. Ignorar esta base social de los partidos tan sólo porque en un movimiento social se habla tan fuerte que nadie escucha a nadie, es también una injusticia.

Ramón Rocha Monroy

Ramón Rocha MonroyOjo de vidrio: Publicó las novelas: ¡Qué solos se quedan los muertos!-Vida de Antonio José de Sucre (Ed. El País, 2006), Potosí 1600 (Premio Alfaguara 2001), Ladies Night, La Casilla Vacía, Ando volando bajo (Premio Guttentag 1994), El run run de la calavera (Premio Guttentag 1983), Allá Lejos (Ed. Los Amigos del Libro, 1978). Inició su carrera literaria con Pedagogía de la Liberación (Premio Franz Tamayo de Ensayo 1975). Tiene dos libros de crónica gastronómica: Crítica de la sazón pura, Todos los cominos conducen aroma y La importancia de vivir en Cochabamba. Es también guionista de cine.
Blog clandestino

Contactos con el autor
close

Contacto con Ramón Rocha Monroy




13 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Una agenda para el Estado

Ramón Rocha Monroy

Hace un mes insistimos en la necesidad de que el Presidente Mesa hable con los representantes de los partidos políticos. No se puede prescindir de ellos porque son los actores fundamentales de la democracia, por más que los caudillos de la guerra del gas digan que hay que borrarlos del mapa. Los partidos responden a las afinidades y preferencias de los contingentes mayoritarios del país, esa masa silenciosa que se juega en cada elección defendiendo su criterio. Ignorar esta base social de los partidos tan sólo porque en un movimiento social se habla tan fuerte que nadie escucha a nadie, es también una injusticia.

El antecedente más valioso de nuestra democracia se produjo el 9 de julio de 1992, cuando los líderes del oficialismo y la oposición concertaron una agenda para el Estado boliviano que se cumplió minuciosamente en esta década. Tan sólo quedó pendiente la ley de industrialización de la hoja de coca, nada más porque ni los propios defensores del movimiento cocalero insisten en este punto. El resto de los puntos fue cumplido a cabalidad. Hoy quizá estamos a punto de firmar un nuevo acuerdo del 9 de julio gracias al buen juicio del presidente de convocar a las fuerzas políticas para gobernar. En octubre ocurrió un verdadero pacto social, un pacto de tregua, no se sabe si duradero o transitorio, pero un pacto al fin. Malograrlo sería un suicidio colectivo, pero la buena voluntad para evitar que esto ocurra tiene que venir de todos los frentes: del movimiento social, del movimiento político y de las iniciativas del Presidente.

Mesa es un hombre capaz. Su paso por la difícil misión de gobernar un país en crisis ha debido ser ante todo una lección de humildad. Qué fácil es criticar, por más que uno brille en sus críticas; lo difícil es hacer, estar en la olla, ser parte del cocido sin creerse el hoyo del queque. La presidencia, supongo, sirve para eso a condición de que uno tenga la lucidez necesaria para medir cada día el pulso del país y no encerrarse en el Despacho a escuchar a los llunkus de turno que te la pintan suave cuando está que quema.

¿Qué saldrá del diálogo del Presidente con los partidos? Hasta hoy hemos visto rostros sonrientes, lo cual es muy esperanzador. No hay enconados, hay al parecer un propósito de sacar el país adelante. En esa tarea o actuamos todos o las cosas se van al tacho.

Hay que tomar decisiones, cumplir los compromisos contraídos en octubre, pero no creer que en el cambio de leyes está la panacea que nos sacará de la crisis. Esa tarea es mucho más difícil y no depende solamente de los resultados de un referéndum o de una constituyente. Depende de una terapia de choque en la cual participemos todos, antes que el barco se hunda o el enfermo se muera.

Necesitamos una agenda que dure al menos una década: rayar la cancha, hacer las contrataciones precisas y jugar los noventa minutos.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



14 - 2 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 3

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014