Jueves 13 de diciembre del 2018
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2003-12-08 a horas: 14:32:41

"Si lo dice la TV, debe ser verdad"

Andrés Oppenheimer y la apología mediática del capitalismo en Latinoamérica y el crimen político en Bolivia. "Si lo dice la TV, debe ser verdad" El Ex embajador norteamericano en Bolivia, el editor de la revista Newsweek, un sociólogo cubanoamericano y el depuest presidente de Bolivia fue la opinión "técnica" y "autorizada" que empleó el "pulitzer" Oppenheimer para descalificar a Bolivia en una hora de etnocentrismo, xenofobia y apología capitalista. Erick Fajardo Pozo

Erick Fajardo

Es periodista, reside en Cochabamba.

Contactos con el autor
close

Contacto con Erick Fajardo




8 * 4 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Andrés Oppenheimer y la apología mediática del

capitalismo en Latinoamérica y el crimen político en

Bolivia.

"Si lo dice la TV, debe ser verdad"

El Ex embajador norteamericano en Bolivia, el editor de la

revista Newsweek, un sociólogo cubanoamericano y el

depuest presidente de Bolivia fue la opinión "técnica" y

"autorizada" que empleó el "pulitzer" Oppenheimer para

descalificar a Bolivia en una hora de etnocentrismo,

xenofobia y apología capitalista.

Erick Fajardo Pozo

Carlos Alberto Montaner, Joe Contreras, Manuel Rocha y Gonzalo Sánchez de Lozada. Durante una hora los prelados de la doxa y la media del mundo capitalista concentraron el fuego de la retórica neoliberal sobre el fenómeno social de octubre en Bolivia y envenenaron a la teleaudiencia continental con una sesgada racionalidad escolástica, que forzaron cuanto fue necesario para justificar su tesis de que un supuesto "fundamentalismo" indígena, con epicentro en el trópico boliviano, estaría ?contaminando? Latinoamérica.

¿Discurso de legitimación de una eventual intervención militar norteamericana en Bolivia? ¿Intento de reivindicar al destituido adalid neoliberal Sánchez de Lozada? ¿Elegización de las "virtudes" del alicaído modelo de libre mercado frente a la "anarquía" endógena e indígena? Aún no atinamos a saber qué exactamente pretendió Andrés Oppenheimer con el coloquio sobre "Fundamentalismo Indígena" que sostuvieron él y una selecta escuadra de la doxa y la media Pro Economía de Libre Mercado, en su programa del pasado domingo 1 de diciembre[i].

Lo único cierto es que si el objetivo era persuadir a la clase media y los públicos urbanos del continente de que la lucha de octubre entre fuerzas del gobierno y ciudadanos de Bolivia fue otra batalla bíblica entre el bien y el mal, entonces al primer mundo se le están terminando las ideas, los argumentos de persuasión y los agentes de credibilidad. Openhheimer y sus amigos del "círculo político-mediático de control de insurgencias", apenas alcanzaron a ponerse en evidencia a si mismos y poner en evidencia los otrora imperceptibles resortes de la persuasión mediática.

Sin el arte y el oficio de otras ocasiones, el compromiso emocional de Oppenheimer con el tema y su fobia a la conformación de un bloque político y económico sudamericano que le devuelva el aliento a su odiada Cuba, traslucieron con la misma claridad que la evidente urgencia de los prelados del capitalismo neoliberal de revertir la ola de simpatías ganadas por la insurgencia anti imperialista de octubre en Bolivia. Para tal fin, el capitalismo y la Casa Blanca decidieron terminar de sacrificar la de por sí devaluada credibilidad de un xenófobo Montaner, un intolerante Rocha y un delirante Sánchez de Lozada. Pero además sacrificaron la credibilidad pública de uno de sus mejores agentes mediáticos de reserva, en un cuestionamiento perceptiblemente intencionado y poco efectivo del movimiento social Boliviano. Vamos a demostrar por qué.

¿Quién es realmente Oppenheimer?

Columnista del Miami Herald y de El Nuevo Herald, co ganador del premio Pulitzer en 1987, premio Ortega y Gasset en 1993 y premio Rey de España en 2001. Anticastrista declarado, portavoz oficial del movimiento disidente cubano y apologista principal del capitalismo y la doctrina neoliberal, el argentino Andrés Oppenheimer se ha hecho famoso merced a que su prístina prosa y su visión absolutamente funcional al capitalismo y al "american way of life" le han permitido un duradero romance con la industria cultural norteamericana, de que son resultado su artificiosamente encumbrada columna de prensa y sus cinco Bestsellers en los Estados Unidos.

Empero su nombre sólo se ha hecho realmente "célebre" desde su desplazamiento del Miami Herald, al programa de la TV americana que lleva su nombre. El programa es producido por Newlink Comunication Group, es difundido por WDLP Network y es emitido en horario estelar para toda América hispana.

De El Informe Oppenheimer a Oppenheimer Presenta.

La parafernalia de distinciones que precede a "Oppenheimer presenta" ?así se llama su programa de TV? hizo suponer que debíamos esperar del "laureado" columnista algo más de lo que terminó mostrando. Sin embargo su programa, reciente y oportunamente difundido en todos los países de la "fundamentalista América india", se ha convertido en la punta de lanza de la contraofensiva mediática diseñada por el Departamento de Estado norteamericano, subvencionada por el capital transnacional y puesta en ejecución por uno de los consorcios mediáticos pro capitalistas más importantes de Miami, en el afán de recuperar el control de una opinión pública latinoamericana, cada vez más proclive al rechazo del modelo neoliberal y crecientemente solidaria con las demandas de los millones de indígenas continuamente subvertos que en ella habitan.

Por lo regular Oppenheimer suele cuidar mínimamente que su programa disfrace la intencionalidad apologética del capitalismo, la globalización y el libre mercado, permitiendo que detractores del modelo se presenten y viertan opiniones que equilibren la balanza de los criterios a ser manifestados luego por "sus" invitados de turno, "especialistas" en distintas áreas del quehacer cultural, político y artístico, encumbrados de la misma manera artificiosa que el resto de los apologistas del poder mundial.

Así, el programa transcurre en torno a un debate de posiciones en el que no interviene el conductor, sino para aplicar la vieja estrategia de la "sentencia estadística" como veredicto final. Sin importar qué tema se esté tratando - fuera Chávez, su odiado Fidel Castro o Lula da Silva - hasta ahora Oppenheimer sólo se había manifestado para el análisis cuantitativo, sustentado en el fetiche de la cifra; una cifra proporcionada a la vez por una encuesta sesgada realizada por alguna subsidiaria del monstruo mediático que acaudalados exiliados cubanos han edificado en Miami.

Descontextualizada, relativizada y arbitrariamente interpretada por el comentarista, la estadística no sirve para propósitos de ciencia, pero es efectiva como recurso psicológico de incidencia en la audiencia. El manejo que hace Oppenheimer de los recursos histriónicos y técnicos, se corresponde magníficamente con la retórica simplista y evocadora de lugares comunes con la que se hizo famoso en el Herald, escribiendo para una comunidad cubanoamericana anticastrista, proimperialista y siempre dispuesta a celebrar a quienes dicen lo que ellos gustan escuchar.

No obstante, por el segmento de audiencia televisiva de las cadenas cubanoamericanas, ?presumida por principio como poco instruida? el programa ha dejado de corresponderse con el concepto del panel político y se corresponde más con el de "talk show" estilo "Cristina" o "Geraldo". Para un público latino en Miami, habituado a la conductista orientación final del presentador, el comentario de Oppenheimer siempre dirime la discusión entre partes, y sus "estadísticas" suelen tener un efecto sentencioso y lapidario para sus antagonistas ideológicos, políticos o culturales y para el movimiento político o cultural que se haya propuesto destruir el presentador.

Aún así, hasta el pasado fin de semana, su manejo metódico de los instrumentos convencionales de "validación" estadística del dato de prensa le salvaban de caer en la evidencia. Eurocentrista a ultranza, Oppenheimer cabe perfectamente en la caracterización bourdieuana del intelectual mediático[ii] outbind://17/#_edn2, y por eso hasta ahora su "camuflaje" discursivo había sido casi impecable. No obstante, el pasado domingo la displicencia con que celebra su propia "amplitud" de criterio y la condescendiente actitud de pretendida tolerancia que le son habituales, no fueron suficientes para ocultar su xenófoba intolerancia, cuando su programa trató el tema de la subversión popular acaecida en octubre pasado en Bolivia.

Los sesgos y las fobias de Oppenheimer

Fue imposible que un Oppenheimer, a quien su praxis periodística define positivista y funcionalista y que se ha autodeclarado abiertamente pro capitalista, pudiera resistir la sensación de urgencia que ha empezado a latir en los corazones etnofóbicos de los "intelectuales" mediáticos del primer mundo después de la caída de Sánchez de Lozada y el resurgimiento de una lógica política, económica y social andina.

La fobia al indio es una herencia colonial que la casta blanca latinoamericana contemporánea ha ostentado con orgullo no exento de esa soberbia sensación de superioridad sobre "lo primitivo" y "lo salvaje" de quienes se sienten descendientes consanguíneos del viejo mundo. Pero este sentimiento hereditario, este capital cultural de las elites, se ha exacerbado en la medida en que la insurgencia indígena de los últimos años ha ido salpicando el mapa de Sudamérica; cosa que al Imperio le preocupa lo suficiente como para haber invertido a uno de sus mejores líderes de opinión en el esfuerzo de recuperar, para la utopía desarrollista del primer mundo, a una desencantada clase media latinoamericana.

En una hora de TV, el sesgo fue la impronta de un Oppenheimer urgido por desvirtuar y desmitificar lo ya legendario: La revuelta de octubre en Bolivia. Los sesgos de Oppenheimer se evidencian desde la composición del panel, hasta el "rolijo" análisis estadístico, que esta vez tuvo que reforzar -a fuerza de su propia inseguridad- con un comentario cualitativo breve, pero lo suficientemente prolongado como para dejar percibir su fobia a que el descontento indígena boliviano tuviera eco en otros países.

El Dato Falseado.

Es una mentira insidiosa que los indígenas sean sólo el 10% de la población en Latinoamérica, pero es una mentira mucho peor que se pretenda que la revuelta de octubre fue obra de un movimiento íntegramente indígena. En esto la semántica del poder que administra Oppenheimer es también deliberada; él pretende que hubo "olpe de estado"a un gobierno constitucional, cuando fue Sánchez de Lozada que convocó a sesión parlamentaria para presentar renuncia ante la presión popular.

Oppenheimer pretende que fue un movimiento cocalero, vinculado con guerrillas indígenas y con financiamiento de Venezuela y Libia, el que "errocó"a Sánchez de Lozada. En los hechos quien "depuso"a Goni Sánchez fue la huelga de la clase media dirigida por la Defensora del pueblo Ana María Romero, aunque la resistencia a la intervención militar la sostuvieron la Central Obrera Boliviana y las Juntas Vecinales de El Alto, ciudad ubicada en la planicie altiplánica y a 3 mil km. del tropical Chapare, sede de los cocaleros.

Oppenheimer también pretende que en la revuelta de octubre existieron comandos y grupos de asalto terroristas, como los que operan en Colombia, y vinculó el Premio a la Paz que le otorgó Libia a Evo Morales, así como los viajes a Venezuela y Cuba del líder indígena, con líneas de financiamiento económico al terrorismo y contra la democracia. Quisiéramos que Oppenheimer exponga, con tanto afán como expuso sus fobias, algunas escenas de la TV nacional o internacional que muestren campesinos, o civiles disparando contra el ejército, quizá una filmación de "cocaleros" o "terroristas" tomando el Palacio Quemado en La Paz, o un parlamento que sesionó intervenido por indígenas como sucedió en Ecuador. También bastaría con una lista superior a 5 soldados muertos, que nos ayude a presumir, con la misma ligereza de Oppenheimer, que hubo armas de guerra, terrorismo, golpe de estado o dinero libanés detrás de Octubre Rojo.

Las intenciones del capitalismo, la media y Oppenheimer

¿Qué pretenden la doxa y la media neoliberales con "Oppenheimer presenta"? En nuestro criterio la intención del programa de Oppenheimer es darle contexto mediático a una estrategia política transnacional, cuyo diseño semántico apunta a restringir el alcance, la trascendencia y la importancia del movimiento ciudadano de octubre, aislándolo del plano mundial de las manifestaciones de creciente rechazo al modelo político, económico y social impuesto por el imperialismo norteamericano, adjudicándoselo a un grupo social, claramente sectorizado, moralmente cuestionado y políticamente nocivo: los cocaleros, terroristas y aliados del narcotráfico del Chapare.

Para esto se establece como presupuesto una serie de estereotipos lógicos: Cuando Oppenheimer relaciona deliberadamente "Bolivia y Cuba", Bolivia y Venezuela", "Cocaleros y terrorismo", "cocaleros y narcotráfico", "octubre y cocaleros", ?octubre y narcoterrorismo" ha iniciado consciente y deliberadamente el despliegue de una estrategia de procesos lógicos secuenciales, dirigidos a un público hispano de clase media y de educación escolástica occidental, con la intención de conseguir dos diferentes efectos:

a) La descalificación de ?lo boliviano? como indígena y fundamentalista, es decir como amenaza excluyente y radical a lo urbano y lo mestizo, o sea descalificándonos en el plano moral como enemigos de nuestra propia ciudadanía y de la ciudadanía de los otros países. El objetivo de este nivel de discurso es activar la dialéctica entre lo urbano y lo rural, entre lo indio y lo citadino dentro de Bolivia. Mientras, en un segundo nivel, se pretende propiciar una dialéctica entre una Bolivia tipificada como indígena y sus países vecinos, impelidos a reconocerse en ?lo urbano? frente a la descalificación de ?lo indio? como radicalismo fundamentalista.

Por eso Oppenheimer emplea las oposiciones binarias evolucionistas de "lo primitivo", al referirse a lo indianista o lo disidente, frente a "lo moderno" aludiendo a lo urbano, el capitalismo, el libre mercado y lo global.

La descalificación de "lo boliviano" indígena, primitivo y subdesarrollado tiene la intención de activar un tercer modular lógico en la racionalidad occidental de las clases medias latinoamericanas: La dialéctica histórica entre la barbarie y la civilización. La evocación constante de la racionalidad cartesiana, la lógica escolástica y la identidad cultural occidental tiene la intención de una descalificación histórica de "lo indio" desde una visión occidental darwiniana que busca despertar en una desprevenida clase media la retrógrada concepción evolucionista de sociedades más y menos desarrolladas, en virtud de su proximidad o distancia de lo occidental; prejuicio absurdo e intencionado de la antropología temprana, que la ciencia abolió junto con los delirios de superioridad de algún otro absolutismo imperialista que también pretendió exacerbar el darwinismo en 1935.

b) La estigmatización de la insurgencia de octubre como "revuelta", "golpe" o "acto terrorista" unívocamente "cocalero", financiado por el ?narcotráfico? y con fines "terroristas" antidemocráticos, pretende socavar la legitimidad de la propuesta política de los movimientos sociales, con vistas a las elecciones nacionales y municipales del próximo año en Bolivia. El discurso mediático, en uso de la descalificación política "de manual" de los Estados Unidos, tipifica como "anormal", "insana" o "clínica" ?de hecho lo hizo Montaner? cualquier propuesta política que desafíe la pretendidamente irrebatible solvencia del modelo capitalista y sus agentes políticos.

En un segundo término, la estigmatización de la insurgencia ciudadana proporciona un "Plan B" al modelo de Libre Mercado frente a una posible "supervivencia" del movimiento social frente a la campaña de desprestigio de la media. Si se diera una eventual derrota de los nuevos agentes políticos de la Economía Transnacional en las próximas elecciones generales, y si la imagen interna de los líderes indígenas permaneciera incólume, el desprestigio y la descalificación del movimiento social debería desgastar por lo menos su imagen internacional lo suficiente como para establecer, ante los países vecinos a Bolivia, las bases morales para una eventual intervención militar en territorio boliviano.

Detrás de Oppenheimer.

La razón de fondo de culpar a unos cocaleros marginalmente involucrados, cuando no totalmente ausentes del conflicto, como autores intelectuales y materiales del mismo, radica en que una intervención militar no se justifica en el contexto del descontento ciudadano, sino en el de la "redentora" cruzada norteamericana en eterna y desinteresada defensa de la democracia y en contra del flagelo de las drogas y el terrorismo.

Lo que el Departamento de Estado Norteamericano y Oppenheimer han olvidado, es que después de Irak y Afganistán, los dogmas mediáticos también han generado anticuerpos. Nadie, en Bolivia o Sudamérica ? sino es la elite en su necesidad apremiante de garantías a sus privilegios y a la propiedad privada ? cree que la TV americana sea capaz de una información imparcial. Para el latino es evidente que la independencia de la prensa norteamericana respecto a la Casa Blanca es tan escasa como su independencia económica de los diversificados intereses financieros y políticos de los propietarios de las tres o cuatro cadenas de habla hispana que monopolizan y controlan la opinión pública en los Estados Unidos y que ahora se ciernen sobre Latinoamérica.

Pero debemos ser claros, lo que impele a este desplazamiento mediático no es un interés en el mercado televisivo continental sino un interés político en revertir la cada vez más adversa opinión pública latinoamericana, sobre la política exterior, el modelo económico y el avasallamiento cultural que caracterizan a la administración Busch.

A diferencia de hace una década, la intelectualidad contestataria tiene acceso a los mismos niveles de información que los agentes del libre mercado. Es hora entonces de poner en la agenda de la reflexión latinoamericana el caso Oppenheimer y dedicarnos con el mismo celo con que él defiende al capital, a descubrir el entramado de sus relaciones e intereses comunes con quienes quieren apoderarse de Latinoamérica y eliminar lo alterno.

El lado oscuro de Oppenheimer.

"Oppenheimer presenta" se difunde por el Canal 22, WDLP Network de Miami, a toda América hispana. El propietario de la cadena es William De la Peña, un oftalmólogo magnate que durante la campaña presidencial fue asesor de Busch en asuntos para América Latina. Recientemente acaba de ser nombrado por el presidente Busch como Rector de la Universidad Militar Médica de Bethesda, My. Las relaciones de poder y la identidad de intereses entre De la Peña y el gobierno americano no podría ser mayor y es verificable en la semblanza bibliográfica que él mismo publica en el portal de su cadena de TV (www.wdlptv.com/prensa).

El productor ejecutivo de Oppenheimer es Sergio Roitberg ? también argentino ?, por muchos años corresponsal para Latinoamérica de CNN y CBS, y ahora dueño de Newlink Comunications Group, una empresa de comunicación estratégica que le vende "actitudes favorables" de la opinión pública latinoamericana a toda empresa del sector transnacional que pretenda invertir en Latinoamérica o a cualquier candidato o gobierno que demande de "generar" imagen pública favorable a él o contraria a sus rivales mediante el diseño, elaboración e introducción en las cadenas norteamericanas de habla hispana de sus Video News Release[iii].

Según la lista Forbes, seis de las 20 transnacionales más poderosas del mundo ?incluidas la Exxon y Cisco sistems ? son clientes de Roitberg y NCG, que declara como premisas de su empresa el haber "capitalizado" la Guerra del Golfo para ayudar a la firma Bussiness Objects a vender software, aprovechando la guerra como soporte publicitario. También publicita su capacidad de "generar" noticias donde no las hay y "producir" actitudes públicas de apoyo o rechazo ?dependiendo de la conveniencia del eventual cliente- "a una institución, estrategia, propuesta o candidato" [iv].

Esta declaración de "principios" que es toda una elegía a la industria cultural, puede ser vista en origen en la página de la empresa de Roitberg (www.newlinkcorp.com http://www.newlinkcorp.com/).

El dueño de WDLP TV y asesor político de George W. Busch y el Director de una empresa que manipula la opinión pública en Latinoamérica para favorecer los intereses de inversores transnacionales y gobiernos en Latinoamérica se juntan para producir y difundir Oppenheimer presenta. Así de periodística es la intención del programa y así de serio y objetivo es el tratamiento de los temas que presenta.

Pero más allá del anticastrismo y el temor de un resurgimiento de la izquierda o de una debacle del capitalismo, ¿Cuál el motivo objetivo de la aversión de los argentinos Oppenheimer y Roitberg, de Newlink, al fenómeno social en Latinoamérica? La respuesta la da el título del primer best seller de Oppenheimer, "El fin de castro", y un artículo del periodista económico Jorge Montenegro, en la revista Tal Cual, que revela las manifiestas intenciones del Newlink de incursionar en el mercado venezolano

(www.talcualdigital.com/ediciones/2002/10/23/p11s1.htm http://www.talcualdigital.com/ediciones/2002/10/23/p11s1.htm

Lo William De la Peña y Sergio Roitberg es aceptable dentro el contexto económico y geográfico del libre mercado, que les permite "relativizar" y "flexibilizar" el manejo del instrumento mediático para generar condiciones sociales favorables a sus intereses económicos y/o políticos; pero lo de Oppenheimer ha transgredido el ideal de la administración proba de la información, un bien público, a favor de la ciudadanía.

Lo de Andrés Oppenheimer se ha devaluado del análisis periodístico serio al de un mero "Talk show".

Sólo queda agradecer a una proverbial coyuntura política en el mundo, que ha presionado lo suficiente al hegemónico poder económico y político, por haber "empujado" de la manera en que lo hizo, a sus mecanismos académicos y mediáticos de "legitimación" y "normalización" de la imposición a dar este "paso en falso" y permitirnos exponer de una manera didáctica y poco frecuente los engranajes de la industria cultural que opera sobre nosotros.

(*) El autor es residente orureño en Cochabamba, periodista del diario La Voz y miembro de la Fundación Magna Causa.

Notas.-

[i] En Bolivia el programa se difunde a través de la Red Uno a las 23:00 p.m., hora local.

[ii] Según Pierre Bourdieu el intelectual mediático es esa intelectual funcional al poder que tiene el rol de "normalizar" las conductas favorables a las élites en el imaginario de los ciudadanos. En "Contrafuegos". Anagrama: Madrid, 2000.

III El concepto de Video News Release o de Audio News Release, es el de una "Nota de prensa" que es introducida en un sistema de difusión, cual si fuera una noticia de interés social y cual si hubiera existido un tratamiento periodístico en su elaboración, cuando en realidad no es más que un clip publicitario disfrazado de nota periodística.

[iv] Estas "habilidades"que se ofertan en la página de Newlink nos hicieron pensar sobre el hecho de que su producción estrella, Oppenheimer..., no es en realidad un panel político-informativo, sino un Video News Release.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



12 - 1 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 20

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014