Sábado 19 de octubre del 2019
 
x

¿Olvidó su contraseña?

Área: Opinión >> Comentarios y enfoque
Actualizado el 2002-09-11 a horas: 14:43:38

11-9: Justificando más barbarie

11-9: Justificando más barbarie Yuri Aguilar Dávalos El manejo de cifras sobre acontecimientos que afectan emocionalmente a importantes sectores de la sociedad es uno de los recursos de las políticas de comunicación de países, organizaciones o grupos cuya intencionalidad es justificar futuras acciones.

Yuri Aguilar Davalos

Yuri Aguilar DavalosEs periodista, historiador y profesor universitario. Ha trabajado con pueblos indígenas de tierras bajas y es coautor de ?Mitos y cuentos mosetenes?, ?Nuestra vida: aspectos económicos, sociales y culturales Mosetenes?. Tiene artículos sobre diversos temas en revistas y periódicos nacionales y es columnista en otros medios. Escribe cuentos y poemas.

Contactos con el autor
close

Contacto con Yuri Aguilar Davalos




15 * 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

11-9: Justificando más barbarie

Yuri Aguilar Dávalos

El manejo de cifras sobre acontecimientos que afectan emocionalmente a importantes sectores de la sociedad es uno de los recursos de las políticas de comunicación de países, organizaciones o grupos cuya intencionalidad es justificar futuras acciones.

A tres semanas de los atentados a las torres de Nueva York, la prensa informaba (El País, 2-10-2001) que el número de muertos seguía siendo incierto. Inicialmente a pocas horas del atentado del 11 de septiembre se habló de 10 mil víctimas; inmediatamente las cifras oficiales apuntaban más de 6.000. Más tarde, el 27 de septiembre, las autoridades de Nueva York indicaban que los desaparecidos eran 5.960, es decir 1.000 personas más respecto a datos de días anteriores, que hablaban de 4.972 desaparecidos. El domingo 30 de septiembre se dijo que había 5.219 desaparecidos y 314 cadáveres encontrados, es decir 5.533.

A seis semanas de los sucesos (El País, 26-10-2001), las empresas más grandes con presencia en las Torres concluyeron sus recuentos y llegaron a registrar 2.455 víctimas, incluidos los bomberos más clientes y camareros de un restaurante. Por su parte los periodicos The New York Times y USA Today , como la agencia Associated Press contabilizaron entre 2.600 y 2.950, al mismo tiempo que la Cruz Roja sólo registró 2.563 casos; aunque autoridades de la Alcaldía de New York, en esa misma fecha, apuntaban 4.764.

El 25 de noviembre las cifras oficiales de víctimas continuaron bajando hasta 3.900 víctimas; pero, cuatro días después (El País, 29-11-2001) la Alcaldía newyorkina anunció que las víctimas en las Torres Gemelas llegaban a 3.478, cantidad que aumentó a 3.711 sumando los fallecidos en el Pentágono y los pasajeros del avión caído en Pensilvania.

Actualmente se identificaron sólo a 1.379 personas (El Mundo, 02-09-2002), en base a pruebas de ADN realizadas en restos encontrados; pero, existen 1.350 personas más, consideradas como desaparecidas, al haber sido reconocidas como muertas por las autoridades gracias a que sus familiares reclamaron sus certificados de defunción; en definitiva las víctimas llegarían a 2.729.

Sin embargo la primera cifra anunciada el día del siniestro (6.729) es la que quedó regisrada en la conciencia de muchísimos ciudadanos del mundo, cantidad más que suficiente para justificar la sangría que después vendría en Afganistán y que hoy puede extenderse a Irak, Irán, Libia y quien sabe dónde más, países ricos en petróleo.

Pero este juego de cifras no fue de exclusividad estadounidense; en él intervinieron también el gobierno inglés, el mismo que ahora está muy interesado en descargar su furia contra Irak. Inicialmente dijeron que los británicos que perdieron la vida en las Torres fueron 300, cifra que luego se redujo a 80. (BBC, 29 noviembre).

Una práctica vieja

Algo similar sucedió en el conflicto serbio-albanes en la antigua Yugoslavia. De acuerdo a una nota de Eduardo Galeano (Página 12, 2.4.2000) inicialmente el Departamento de Estado de los Estados Unidos denunció al mundo que en Kosovo los serbios asesinaron a medio millón de albanos, crimen que "merecía un escarmiento de la comunidad internacional..."; y así lo hicieron. La OTAN bombardeó e intervino la región. Inmediatamente el número de víctimas redujeron a "unos 100 mil" y cuando acabó la guerra la OTAN se dio la cifra oficial de 10 mil. Más tarde la prensa norteamericana, según fuentes militares, indicó que las victimas albanesas "sumarían alrededor de siete mil".

Este manejo informativo ?en realidad desinformación? no es casual, sobre todo cuando intereses económicos muy fuertes están detrás, en este caso el control del petróleo que es apetecido por occidente. Bajo esa premisa, posiblemente la cifra de víctimas en los atentados a las Torres siga bajando y la definitiva y verdadera quede en el olvido; en fin, para entonces los objetivos ya se habrá alcanzado.

Pero, ¿quién cuantificó las víctimas afganas?, ¿las provocadas por "errores de bombas inteligentes" o "efectos colaterales"?, ¿las ejecutadas en campos de prisioneros o las que murieron por los cientos de bombas-racimos que contenían 5 mil minibombas esparcidas sobre poblaciones como alimentos?, ¿ las que ahora están pereciendo de hambre? ¿Quién se acuerda del terrorismo desatado por Estados Unidos con las bombas nucleares que lanzaron sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, donde mataron instantáneamente 105.000 personas y lesionaros de por vida a 94.000, además de destruir totalmente esas grandes ciudades japonesas?

Si bien se han falseado datos para justificar la barbarie y ocupación que luego las potencias occidentales descargaron sobre Afganistán, la ley "civilizada" del "ojo por ojo y diente por diente" impuesta por las potencias occidentales no se justifica ni por la muerte de un solo norteamericano ni de un inglés ni de cualquier ciudadano del mundo. La barbarie no puede combatirse con más barbarie.

Otros artículos del mismo autor

Volver atrás
Enviar el artículo por E-mail
close



8 - 6 = echchange

Con el uso de ese servicio Ud. acepta:
Su dirección E-Mail y la del destinatario serán utilizados sólo para avisar al destinatario sobre el envío. Para evitar el mal uso del servicio, Bolpress registrará el IP del emisor del mensaje.

Compartir el artículo en Facebook Versión para mprimir
+ Restaurar tamaño del texto -
Contactar al autor
Uhr 4

min.

... a fondo

La influencia histórica de la convicción patriótica

Eduardo Paz Rada

La historia de la sociedad boliviana ha estado marcada por la dinámica y las contradicciones de las relaciones con las potencias capitalistas mundiales en torno a la explotación de los recursos naturales acompañada con la dominación política e ideológica sobre el conjunto de América Latina. En este contexto, los estudios, aportes y (...) :: Más detalles

Otros artículos de análisis

El gobierno de Evo Morales acelera el montaje de la planta nuclear

AnaliaPandoCabildeo

¿Por qué el gobierno de Evo Morales quiere gastar más de 2 mil millones de dólares en la construcción de (...)

Elites económicas y decadencia sistémica

Jorge Beinstein

A raíz de la llegada Mauricio Macri a la presidencia se desató en algunos círculos académicos argentinos la (...)

El gobierno del MAS se hunde en un mar de mentiras

AmaliaPandoCabildeo

El gobierno del MAS ha perdido tres elecciones consecutivas desde 2014 porque las grandes mayorías, sobre todo urbanas, ya no creen (...)

Quintana tiene el hábito de desviar fondos públicos y de impartir “línea” a los periodistas

Wilson García Mérida

La difusión de un audio que registra una reunión “de trabajo” entre el ministro de la Presidencia Juan (...)

la frase

Álvaro García ha leído pocos libros Cita a Hegel pero leyó citas de citas nada más Por eso carece de espíritu humanista y sufre acomplejamiento social e intelectual

Wálter Chávez, ex asesor del MAS

¿Cuál es el principal desafío del nuevo gobierno

  • Seguridad ciudadana
  • Lucha contra el narcotráfico
  • Industrialización
  • Empleo y educación
  • Otros

Encuesta vigente desde el 13-10-2014

Encuesta anterior:

Por quién votará en las elecciones de 2014